miércoles, 15 de noviembre de 2017

Sé feliz, salvo que digas que no

Pero si dices que sí ¡despierta!
Y dile al reloj que hoy eres importante,
que no hay nada que no puedas tener
porque el día es un regalo,
que en las manos lo tienes todo,
hasta la falta que te hace
crear con inteligencia.

Pero si dices que sí ¡empuja!
Crecer es regocijarse de poder,
que no hay espina que a la rosa la haga menos
que solo se emociona
aquel que grita ¡aquí estoy!
¡Aquí estoy! Soy el escultor de mi obra,
todo lo que me sucede está planeado.

Pero si dices que sí ¡déjalo todo!
Toda la mirada esquiva
hasta el más íntimo recodo,
toda vez que no te levantaste del lodo
todo amor que no expresaste con fuerza,
y deja atrás el perfume sutil de las heridas
y si has muerto sin saberlo ¡vuelve a nacer!

Pero si dices que sí
¡dale gracias a Dios!
La mezquindad te enseñó el silencio,
la caridad corrigió el mal
y aquella sangre se trocó en flor y paz,
y la violenta interna tormenta
se vino rama esquelética.

Pero si dices que sí ¡sueña!
Solo en sueños el otro mundo es de sueños,
solo en sueños los suspiros se desmayan,
solo en sueños la pirueta del bufón
se vuelve mariposa
y un rayo es una escalera luminosa,
y lo negro y lo blanco son brazos del mismo junco.

Pero si dices que sí ¡ama!
Y siente a tu lado la vida
más intensa y más dura
¿qué puede decirte este poeta
para que corras tras las lágrimas del río?
¡Ama como una pluma mensajera y entiende
que las campanas siempre fueron una!

Título: Sé feliz, salvo que digas que no

Marcelo Roberto Galán Capel
Poeta

Copyright © Marcelo Roberto Galán Capel

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.