jueves, 1 de junio de 2017

Súplica a la lectura

¡No seamos pobres de palabras
porque seremos pobres de pensamiento!

Perder palabras es perdernos,
sin palabras no podemos recibir
a quien nos habla y tampoco podemos
decir lo que necesitamos,
sin palabras no podemos recordar
y no podemos ser distintos,
sin palabras no podemos tener una relación
y no podemos divertirnos.

Sin palabras vamos a perder cosas
y no sabremos que las estamos perdiendo.
Yo una vez tuve un tío que se sentaba a la mesa
con su familia y un diccionario en las manos,
y les decía: hoy vamos a aprender una palabra nueva.

Sin palabras nuestra realidad empobrece
y con ella nuestra manera de vivir,
no sabremos de la increible aventura
que significa pronunciar bien y escribir mejor,
sin palabras tan sólo seremos
un envoltorio incapaz de transmitir,
y perderemos la emoción de intervenir y transformar.

Las palabras son actos y los actos son instantes,
maestros que nos piensan, que nos sienten,
nos desean y nos hacen,
¡sin palabras nunca terminaremos lo que comenzamos,
y estaremos encadenados a la nada
y a la "generosidad" de otros!
Sin palabras nuestro aparente orden estará desordenado,
sin palabras lo que haremos será mentirnos
y robarnos a nosotros mismos.

Sin palabras, definirnos será limitado,
seremos un gran vacío obedecido.

Título: Súplica a la lectura

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Poeta