lunes, 24 de abril de 2017

Marcela

Ella es mi mujer
un beso más que palabras,
pero cuando es palabras es tiempo
y yo soy su hombre afortunado,
gracias a ella este amor es,
nunca me pesa saberme suyo. 


Marcela es su nombre
una moneda de oro muy grande,
pero cuando la moneda escasea es profunda
y el universo de su alma vive en mis sentidos,
por ella uno a uno yo me rindo,
mi objetivo es su amor como un mismo principio.

Ella es inmensamente mía
le pertenecen todas mis miradas,
yo la amo, yo la elijo
es mi segundo de paz,
por ella el sublime encuentro de este amor,
ella camina a mi lado de una manera especial.

Por Marcela comprendo
que en la tierra hay ángeles,
que sueño amaneceres
cuando despierto de ella envuelto,
que Dios me privilegia con cada caricia,
yo le hago el amor incluso dentro de mí.

Ella es mi mujer
simplemente ella,
mi poema en una hoja blanca
que la vuelven mi musa y mi motivo.

Te amo

Marcelo