lunes, 13 de marzo de 2017

Yo, musa

Ordeno que vengas a este lugar donde escribo,
que tu espíritu sea mi espíritu más activo,
que tu genio sea mi talento
y que todas tus partes
mi tentación de leer lo escrito,
ordeno que ocurras
en cada verso siguiente,
que seas consciente
del tiempo que me importa,
que me reconozcas
como parte de este juego. Ordeno
que vibres inagotable en mis dedos,
que no dudes de la puntualidad necesaria,
que confíes en el silencio de la rima clara,
que seas la continuación
de mis orígenes, mis palabras,
ordeno que tu arbitrariedad sea mi lengua,
que organices con amor
la línea de este fuego,
que dejes al llegar tu sombrero y tu paraguas,
aquí en mi casa el sol es capa de luna y viceversa,
aquí la lluvia estalla en los brazos
con pensamiento de centellas. Ordeno que
abras y cierres mis ojos
como techo de invernadero,
que tu voz frágil
sea como un torbellino de hielo
que tus rayos domesticados
sorprendan a mis deseos, ordeno
que tus sueños no olviden nada de mi vida
y broten de los espejos,
que sostengas mis pasos
con el arte de tus días,
que a intervalos escribas siempre el mismo verso,
siempre de enero a enero
como una espina clavada en las pupilas.

Ordeno que tus instintos me sangren en el pecho,
que llores cuando sientas que no te atrapo. 

Marcelo Roberto Galán Capel 
Tinta de Sangre 
Poeta  

Título: Yo, musa ©