viernes, 24 de marzo de 2017

De Sábato

De Sábato aprendí a sospechar
de los que escriben por escribir,
cuando se escribe en serio
es el tema quien nos elige,
lo verdadero se nos da en pedazos
y yo soy muy pequeño
cuando escribo. 


De Sábato aprendí que soy feliz
a la espera de los versos,
que la palabra es un amparo
en todos mis momentos,
que la vida puede ser absurda y equivocada
pero es el grupo al que pertenecemos
por lo menos hasta la muerte.

De Sábato aprendí que hago guardia
para que la hipocresía quede en el pasado,
que mi existencia tiene sentido
si vivo mi tiempo como ser humano,
que si vuelvo al ayer es para transformar
en un milagro los errores,
entonces no hay casualidad sino destino.

De Sábato aprendí que encuentro lo que busco
cuando me atrevo,
y que mi locura es tal.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Poeta