lunes, 30 de enero de 2017

Poeta

No creo en ti poeta, 
profeta revelando versos y asombros, 
vagabundo de respuestas 
con el propósito de explicar, 
creo en ti poeta 
intermediario de Dios y la rutina, 
hombre desconcertante 
con la curiosidad de un niño. 

No creo en ti poeta, 
abuso de la retórica siempre maestro, 
recuerdo que se propone pintar 
una tela infinita, 
creo en ti poeta 
extraño periodista de la aventura 
y del amor, 
dolor despreocupado de su corredor. 

No creo en ti poeta, 
página auténtica donde no estuvo nunca, 
generación espontánea 
sin verdad en los pensamientos, 
creo en ti poeta 
caminante de todas las épocas, 
silencio cercano y lejano 
donde todo crece. 

No creo en ti poeta, 
aire común con éxito diverso, 
exaltación con ambición 
de letras, 
creo en ti poeta, 
polémica de café como sucede la vida, 
reverencia a la lengua 
con plena libertad. 

No creo en ti poeta, 
versión que oscila 
pintarrajeando un escenario, 
vuelo estudiado, anuncio cantado, 
creo en ti poeta, 
amante de profundo retiro y generosa corriente, 
poder de la flor 
entre la lluvia y la nieve. 

No creo en ti poeta, 
desconocido que al pasar me hablas 
como jamás hablo yo, 
creo en ti poeta 
humano de pies a cabeza, 
humano sin más motivo 
que ser humano completo, 
humano sin más ambición que escribirle al todo. 

Porque el poeta 
nunca hace un alto y si lo hace su obra tropieza, 
porque el poeta es tierra que susurra 
sin victoria y sin tiempo. 

Marcelo Roberto Galán Capel 
Tinta de Sangre 

domingo, 29 de enero de 2017

MOEBIUS

¿Por qué MOEBIUS? 
Porque el amor quema 
en mi boca y en mi pecho 
al ir y regresar al comienzo, 
porque este amor tiene un solo lado: El de Dios, 
porque estas curvas son rectas 
como recta la creación. 

MOEBIUS, objetivo de mi existencia 
y el amor, siempre el amor. 






Marcelo Roberto Galán Capel 
Tinta de Sangre 

sábado, 28 de enero de 2017

Retrato de familia

A mi madre le digo: No me arrepiento 
de quererte tanto, 
a mi padre: Que nadie es más 
valiente que vos, 
a mi abuelo Antonio: Que tenías en los ojos 
un letrero de lo andado, 
a mi abuela Estrella: Que siempre fuiste 
las ramas que yo corté con mis manos, 
a mi tía Susana: Que la serranía de tus caricias 
son mi flor más blanca, 
y a mi tío Beto y padrino: Que valen más tus brazos 
cuando son otros brazos los que me abrazan. 

El día de la boda de mis padres, Tandil, 8 de Diciembre de 1963 

Marcelo Roberto Galán Capel 
Tinta de Sangre 



Marcela y Tandil

Mi amor único sabe a sueño,
Marcela y Tandil
son la medida de mi tiempo,
en mi tierra mi voz se levanta como un ave,
tu voz es mi alivio en pequeñas magias, 
el nombre de mi mujer
me delata en todo el cuerpo.
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre 




Dolor

Bienvenido dolor 
si por ti el cielo se rompe en olas 
y yo parpadeo para no despertar, 
bienvenido seas a mi suspiro 
de inoportuno grito, 
a mi cuerpo íntimo 
a mi verso que pregunta por mí 
pero no carga más que un reflejo mío. 

Bienvenido paisaje ardiente de mis manos, 
dolor que vuelve a mí mil veces 
y florece como un tatuaje, 
bienvenido a este corazón 
de palabras y árboles, 
palabras de anchas hojas y aliento fecundo, 
árboles que comienzan 
donde un inmenso azul de sueños.

Bienvenido universo 
para perderte entero, 
insomnio de anhelos 
sin más horizonte que los ojos, 
bienvenido a este nombre 
que habita el olvido, 
a esta ilusión de hilos en la mente 
que comparte el umbral de mis noches. 

Bienvenido y por favor 
apaga la luz cuando llegues 
que en el mañana del ayer dos ángeles me esperan, 
dos cuerpos y a veces dos silencios 
pero siempre raíces frente a frente, 
en la tierra una voz que se detiene en mi boca, 
en lo alto un relámpago 
que se filtra entre mis ramas. 

Bienvenido dolor 
como un silbo de nieve
a mi garganta blanca, 
a mi alma en llamas por el aire, 
que el amor y el dolor 
crecen tras los mismos muros, 
de dolor es mi piel de letras 
de amor es mi paz que mira por las ventanas. 

Marcelo Roberto Galán Capel 
Tinta de Sangre 

¡Ay amor!

Un otoño de goce fresco 
para mi herida, 
un gota de sangre 
para el arroyo de mi vida, 
un silencio para la nada 
cuando la brisa es todo, 
un recodo para el sol 
¡ay amor! 

Un recuerdo mudo 
para siempre en la niebla, 
un pedazo de tierra 
con gusto a gracia en la boca, 
una palabra que provoca 
y que se gime sin gesto alguno, 
un mundo para temblar solo 
¡ay amor! 

Un día para el alma 
y nunca para los dedos, 
un florero vacío 
para el hielo y para el filo, 
un lamento en el fuego 
que se trenza como la hierba, 
una tibieza para estar contigo sin ti 
¡ay amor! 

Un hombre ya maduro 
como un pájaro guardando sueños, 
un junco con alas 
como un nudo en el tiempo, 
un corazón que a veces siento 
fuente de mis letras, 
una querencia perfecta que cae 
¡ay amor! 

¡Ay amor de mi verdad que late cerca! 
¡Ay amor de mi inocencia y de mis piedras! 
No te quiero desprendida de mi piel 
te quiero llena, 
llena de mis deseos y nada más 
llena de mi río discreto que quiere ser hoja, 
¡no reposes amor ni en mi sombra! 
Que tu voz me persiga penetrante ¡ay amor! 

Marcelo Roberto Galán Capel 
Tinta de Sangre