viernes, 16 de diciembre de 2016

Marcela, un prólogo




Quizá no tenga que dar las gracias porque una vida juntos es de por sí un agradecimiento, pero mi voz por ella provoca una gama de matices: Sentimientos y pasiones, poemas de secreta seducción que suspiran entre rendijas. Marcela expone en MOEBIUS su manifestación de luz, un prólogo, un argumento declarado y consciente que hace de esta obra un todo.
Honrado me siento como lector de este gozo, de esta historia de la historia elegida por este autor. Marcela es mi poema interior con el asombro de cierta inocencia, Marcela es la suave tibieza vuelta fuerza que invita a MOEBIUS a trazar senderos, como cae una tenue llovizna entre nostalgias e interrogantes.
Su prólogo habla de amor y aprendizajes, a veces el mismo amor y su presencia, una victoria de a dos.
Marcela, te amo más allá de las palabras.