martes, 15 de noviembre de 2016

Perdón

No me gusta pedir perdón 
como lento martirio,
el perdón es al pecho mío
por no haber dejado
que él se exprese, 
perdón le pido a la muerte
por mis ojos a veces vacíos,
perdón le pido al niño
que todavía no he vivido.

Perdón por lo que no he aprendido
y por lo que aprendí y volví silencio,
perdón por ese gesto que grité
cuando escuchar era más sencillo,
perdón por mi corazón caído
rodeado de tanta gente,
perdón por llorar con mis ojos
y no con mi alma.

Perdón por dejar en el alba
al hombre que soy en sueños,
perdón por esta pasión tan torpe
que a veces se me desprende,
perdón por no descubrirme
y por no mirar de frente,
perdón por mi cansado cansancio
y decir a media voz y a veces en llanto.

No me gusta pedir perdón
con palabras acostumbradas,
de amores y fantasmas vive mi sangre,
perdón por tanta máscara.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre