martes, 22 de noviembre de 2016

Un poema pegado

Y así sin nada más fue que lo dije: "Lo que quiero decir es que escuchas mi otra voz cuando me lees, la del tiempo profundo y sensible, la que cuenta las cosas que hago como resumidas en un solo punto, la de mi verdad más grande. Mi sentir tiene un poema pegado".
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre

jueves, 17 de noviembre de 2016

Universo

Resuena lo que hago
lo que digo
y lo que pienso,
todo es memoria y hábito,
todo es presencia como poesía y moneda, 
una exquisita biblioteca es mi realidad. Una
fracción de segundo es un libro
un principio,
una punta de lanza para aprender
al verme en el espejo.
Una imagen en mi mente
es el universo.
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre

Musa y poeta


martes, 15 de noviembre de 2016

Perdón

No me gusta pedir perdón 
como lento martirio,
el perdón es al pecho mío
por no haber dejado
que él se exprese, 
perdón le pido a la muerte
por mis ojos a veces vacíos,
perdón le pido al niño
que todavía no he vivido.

Perdón por lo que no he aprendido
y por lo que aprendí y volví silencio,
perdón por ese gesto que grité
cuando escuchar era más sencillo,
perdón por mi corazón caído
rodeado de tanta gente,
perdón por llorar con mis ojos
y no con mi alma.

Perdón por dejar en el alba
al hombre que soy en sueños,
perdón por esta pasión tan torpe
que a veces se me desprende,
perdón por no descubrirme
y por no mirar de frente,
perdón por mi cansado cansancio
y decir a media voz y a veces en llanto.

No me gusta pedir perdón
con palabras acostumbradas,
de amores y fantasmas vive mi sangre,
perdón por tanta máscara.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre

Y el poema

Si lo que no fue, pasó,
gracias doy a la experiencia,
si lo que no pasó, fue,
gracias doy al sentimiento,
si lo que debió ser no es, 
gracias doy a la enseñanza.

Mi experiencia,
esta verdad que quiere
aclararse a toda hora,
este nudo en la garganta invisible,
esta complicidad desesperada
por reescribirse.

Mi sentimiento,
esta brisa que recorre el mundo
para llevarme lejos,
este cuerpo de bocas innumerables,
este amor insistente en los cristales
como perdido y sin nadie.

Mi enseñanza,
este comenzar de nuevo
aceptando las sombras,
este perseguir los sueños corriendo los escombros,
este sol para quitar los cerrojos
y recuperar la mirada.

Y el poema como siempre está ahí,
un cuerpo que tiende a caer,
mi propia ley de gravedad.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre

lunes, 14 de noviembre de 2016

Poeta puro

Pese a ser poeta,
me pregunto infinidad de veces
¿cómo escribo y por qué? Y toda
vez me respondo que las palabras
me alcanzan y al ponerlas en una hoja,
medito sobre mi propio destino de escritor.
Me desenvuelvo a diario en eternas
contradicciones, dudas y miedos,
un desorden casi obsesivo de mi alma.
¿Para quién escribo? Tal vez para quien
lucha por encontrarse como yo,
que lucho para encontrarme,
tal vez para el poeta puro,
tal vez no hay un quien y nunca lo hubo
sino tan sólo debo escribir,
una forma artística de examinar
mi propia condición humana.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre

viernes, 11 de noviembre de 2016

10 de Noviembre - Día de la tradición

Escribir es encontrarse. la tradición es pasado, presente y futuro. Ayer, 10 de Noviembre, se cumplieron 182 años del nacimiento de José Hernández, poeta, autor del "Martín Fierro", obra máxima de la literatura gauchesca. Aquí mi homenaje, porque es bueno aceptar y conocer lo de afuera, pero sin olvidar lo de adentro. Dijo una vez Atahualpa Yupanqui: "Para el que mira sin ver, la tierra es tierra nada más". 

De amor
de muerte
y de esperanza, 
de simples cosas en lo profundo del alma,
de tormento rabioso y pasión violenta,
de voluntad que mira:
Carne ligera y carne también.


Martín Fierro nunca lloró sin querer,
se derramó hasta embriagarse,
hasta sostener la vida con los brazos
y estar estático de emoción casi esclavo,
él ofreció su vida
pidiendo perdón a sus pies.

Martín Fierro nunca usó trajes desconocidos
ni supo de la ira por dulce resignación,
de sus amigos fue amigo
sin jamás preguntar por qué la estrella,
su fuerza y su dulzura fueron muchos de sus propósitos,
ombú de nosotros cuando no somos los otros,
sombra casi siempre sola donde anidan los pájaros.

Martín Fierro fue conjunción
de existencias como reparo,
madrugada en redondel doblegando la conciencia,
presencia de versos mayores
en lugar de corazón,
él siempre supo
que la razón era el amor,
esperanza de envidiable calma que ordena.

Hoy le pedimos perdón a José Hernández su escritor:
Por el miedo,
por este árbol sin árbol
que a diario es nuestro silencio,
hoy 10 de Noviembre a 182 años de su nacimiento
esta raíz nos quema,
este verde desafiante nos abraza,
estas ramas para arriba y para abajo
son nuestra tradición que nos prolonga,
aunque a veces, las más de las veces
somos como aquellos poetas que atraviesan los campos
y nada ven.

José Hernández aún busca
por todos los rincones de la tierra
¿lo sienten? Es como un ave escapado de su jaula,
José Hernández no fue y si me lo permiten:
Es nuestro clavo en la frente.

Tradición inquieta que a veces sin fuerza
todavía ruega,
anhelo que de Fierro podamos tener
esas formas divinas resolviéndonos el pecho,
que de Hernández seamos ese insomnio
sembrado de espinas.

Que no hay ninguno que descanse
ni ellos ni nosotros,
en esta toda tormenta.

10 de Noviembre - Día de la tradición.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre

Yo

"Yo siento
intuyo
pienso
imagino que todo gira,
que un reloj es mi cuerpo 
hacia arriba y hacia abajo,
que mi amor fluye mientras respiro".
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre

viernes, 4 de noviembre de 2016

Escribo para vivir

En cada poema me enfrento al miedo, 
soy verso desde el momento en que la letra 
no era mucho más que una mancha de tinta, 
yo ensayo cuando escribo 
y al final soy la crítica despiadada 
que da vueltas en mi destino. 

En cada poema soy un año más viejo, 
soy rima que obedece a mi instinto 
como mi primer libro que nunca buscó decir sin decirme, 
yo conservo el eco de todas las promesas 
y busco mi muy adentro 
cuando escribo de tan afuera. 

En cada poema yo oigo golpear las armas de las sombras, 
yo escribo hasta traspasar la hoja, 
porque busco la pasión que cuenta lo que estoy viviendo, 
porque si no escribo desde el hueso 
no puedo escribir una línea, 
soy puente para la gente que anda por los atajos. 

En cada poema tengo un interés privado 
y a veces el hombre no entiende, 
a veces el hombre no entiende, 
que tengo mucho que perder si no escribo, 
yo me desnudo para saber quién soy 
entre errores y flaquezas. 

En cada poema soy ese toque afanoso 
y casi imperceptible a la misma puerta. 

Marcelo Roberto Galán Capel 
Tinta de Sangre 

Poeta


Marcelo Roberto Galán Capel


jueves, 3 de noviembre de 2016

Privado e íntimo

Desprovisto de todo aviso y palabra
así quiero vivir,
como una sombra en el bosque
como un sendero estrecho,
como un árbol mecido
suavemente por el viento.

Y no avisarle a la felicidad
de este significado nuevo,
de este deseo de vivir
sin el peso de mi nombre,
que la palabra me halle casi por casualidad
con esa curiosidad que se dice en voz baja.

Quiero poder caminar cada día
de manera excepcional,
sin pompas
con el atrevimiento de una flor,
con el solemne silencio
de un blancor.

No he perdido la fe ni de mi mujer el amor,
ni siquiera el orden
en el caos del mundo,
pero este hombre desea vivir sin apuro,
sin esa desesperación
de un deseo insaciable.

Admiro el heroísmo que hace tiempo no sigo,
extraño esa conversación
que nunca dejé en un papel,
espero por esa emoción de vivir sin miedo,
soy un hombre centrado
pero todavía me cuesta comprender mi costado.

Nada es tan simple como esto, se los aseguro,
mi realidad no es negación total ni consentimiento,
esta ambigüedad es en mí como una segunda luz en el cielo,
como una rebelión llena de seguridad inocente,
el poeta le pide al hombre que insista
pero el hombre dice no conocerlo.

El dolor me deja así, privado e íntimo.

Marcelo Roberto Galán
Tinta de Sangre

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Ni una más

Hace mucho que vengo pensando en esta consigna que todos abrazan o la mayoría de #niunamenos. Y me pregunto ¿por qué ni una menos? Para que haya una mujer menos esta debe morir, y de alguna manera, si lo que me importa es que no haya una menos, quizá estoy avalando sin querer toda la violencia que no implique la muerte. La violencia contra la mujer tiene muchas caras, a saber: Violencia ejercida por su condición de mujer, violencia física, violencia sexual, violencia psicológica, discriminación, menosprecio y violencia también según el ámbito: En la vida social y política, en la familia, en la escuela, en la iglesia y en el estado. En mi rol de escritor me cabe también una responsabilidad social, y por eso me permito invitarlos a cambiar aquella propuesta de #niunamenos por esta otra de #niunamás, porque si no hay más mujeres víctimas de violencia física, sexual y psicológica, si no hay más mujeres discriminadas y menospreciadas, si ninguna mujer sufre violencia nunca más en su familia, en la escuela, en la iglesia, en el estado y en la vida, les prometo que no habrá más muertes o sea, no habrá una mujer menos.
Mi opinión, nada más.
Marcelo Roberto Galán
DNI 17.418.886