jueves, 17 de marzo de 2016

Una flor y otra flor

Una flor y otra flor
 
¡Qué chiquito que es el verso
de la almohada de mis sueños!
Tú llegas cada noche
y te apoderas de mi cara con tus dedos pequeños,
y yo te cargo entre mis brazos y mis besos.
 
¡Qué fácil es jugar cuando te miro!
Cuando tu cuerpecito me acaricia,
y voy corriendo tras de ti a veces dando gritos,
hijo yo soy tu Papá, niño grandulón que se queda quieto,
hija, siempre es poca la luna cuando apenas te puedo apretar.
 
Como gota de agua gota clara,
como una rima en el alma caída,
como un lugar donde la mirada es tierna
y las voz es de palabras como una casa de amor,
yo te miro y una flor y otra flor.
 
De algodón la piedra que baja de mi corazón,
de lluvia lo que siento cuando te escucho,
por tus labios todo lo veo azul
como si me murmuraras un libro nuevo,
yo soy lento sobre tu silencio.
 
¡Y una flor y otra flor hasta que salga el sol!
Y una flor y otra flor hasta hacerme una flor.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados