miércoles, 16 de marzo de 2016

Kamakura

Kamakura
 
Juguemos a la ronda
jugando a que nos amamos,
en las manos el futuro
en los labios los besos que se pronuncian solos,
yo creo en el amor que a mi lado se acuesta,
yo creo en la noche que va de las sierras hasta el mar.
 
Juguemos a que el cielo es de carne
y la tinta es verde,
a que un libro es un sol que resplandece por dentro,
mientras te escribo soy una sola flor y nada más,
yo ando por la vida haciendo preguntas,
yo creo que todos los pájaros trazan compases para que no me olvides.
 
Juguemos a que tú no tienes la culpa
y yo soy hojas nuevas,
a que estoy dispuesto a todo, a que me penetres mis pupilas,
¡oh vida yo te amo, oh vida yo te adoro!
Yo soy un alma desnuda en estos versos,
yo voy dejando pétalos dispersos, como pasto fresco como frente amplia.
 
Juguemos a que soy un hombre pequeño que tú dejaste,
uno que ya quisiera esta tarde o alguna otra
que tú me comprendieras,
no me digas que no existes
¡claro que existes y nos habremos de encontrar!
Yo creo que sabrás de suspiros cuando me oigas suspirar.
 
Juguemos una vez más a que mi cordura te toca,
a que mi desorbitado corazón lleva tu nombre,
¡Ya sé que debo estarme quieto pero soy movido!
Una pluma blanca es mi camino, mi cofia de rocío,
yo creo que a veces me prestas tus sábanas,
yo comparto tus antojos en mi oído.
 
Juguemos a que el silencio calla,
¡ay Kamakura! Yo te tengo en el alma toda.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados