jueves, 17 de marzo de 2016

Amor en red, amor de contagio

Amor en red, amor de contagio
 
Entre tú y yo hay dos salidas de emergencia,  
tu pantalla y la mía,
la pasión es un cursor que late,
yo no tengo bar
tú no tienes fiesta,
y sin embargo tenemos afinidades,
cercanas influencias.
 
Entre tú y yo un mundo más salvaje  
a nuestros ojos aparenta,
una cámara web nos iguala
a decisiones arriesgadas siempre virtuales,
nos acercamos porque nos gustamos
¿nos gustamos? Las palabras se ordenan en fila
y hasta nos decimos: es romántico descubrirnos.
 
Entre tú y yo nos descargamos poemas,  
nos compartimos versos con los móviles y con las redes,
nos llamamos poetas hasta amantes
pero sin sexo, claro está,
facebook, twitter, instagram
no hay impedimento para acercarnos,
el amor ha vuelto entre tuits, selfies y seguidores.
 
Entre tú y yo una creación efímera nos inunda,  
somos un punto de lectura
una lección rápida,
un texto a modo de presentación,
you tube nos regala una canción para nuestro aniversario,
no vamos a desaparecer mientras cumplamos años,
internet es nuestro reclamo más poético.
 
Entre tú y yo se ha roto la distancia
somos un nuevo formato,
los labios tienen caracteres
y hasta los silencios son una especie de contagio,
nuestra imagen visual o sonora es algo que simplemente consumimos,
somos una fórmula próxima, jamás dos,
somos un enmarco dentro de algo más amplio.
 
Entre tú y yo hay un muro general y luego privados,  
el amor se ha vuelto algo público,
una obsesión a través de una cuenta.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

De lo grande y lo pequeño

De lo grande y lo pequeño
 
De lo grande en lo pequeño y lo pequeño de lo grande.
 
Quiero estar vivo para así poder equivocarme, y estar en calma por ser quien debo, que lo verdaderamente serio sea correr riesgos, ¡me aburren tanto esos frágiles instantes frente al televisor! Son como si caminara hacia el olvido. No quiero tener razón y así convencer a mis palabras, si todo lo que soy ya lo sé y todo lo que fui son las sombras que un día atendí ¡que me recorra el deseo! A mi edad ya no quiero despertarme a mitad de una mentira.
 
Quiero empezar a perderle el respeto a la vida, es decir, quiero vivir aceptando que de nada sirve saber si no abro un camino, una gota de agua es una gota si sólo se mantiene en las pupilas. Quiero ser del aire y del mar y de los árboles, quiero la inmediatez que muy pronto será tarde, que fue corto el viaje, que el amor siempre es de dos lugares: del que nunca estuve y del que los recuerdos me cuentan tras de alguna ventana.
 
Quiero cantar y si desafino quiero cantar más alto, que de brazos abiertos y de pasos sin fin se hace el horizonte, que soy hombre y no precisamente un arco de un mismo sueño, soy luna y sol y también el diario hábito de caminar desnudo, yo creo en el mundo y en el silencio y en la nostalgia. Quiero cubrir los espacios de este morir tan cierto, no quiero una justicia improvisada yo quiero la verdad de mi cuerpo.
 
Quiero a la vocación viciosa en mis labios y pensar a las horas como un río de momentos, y portar a mis huesos de ruidos y a mi memoria de peregrinos en mi pecho, y estar abierto a las promesas donde todo se mezcla: el comienzo y la cabeza, el diálogo y el serpenteo de las piedras, quiero maquillarme de polvo sencillo y mis alas midiendo, como un tren que llega a medianoche en asiento de primera clase.
 
Quiero un verso siempre impaciente y tú al frente, que en apenas dos líneas escribiré tu nombre: tú en mis mensajes, yo y mis ojos de inmigrante.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

La poesía de mis cosas

La poesía de mis cosas
 
Mis palabras no cambian de sentido,
son un infinito que se conjuga,
una vida que un día yo escribí pensando en ti,
sí, pensando en ti segundo a segundo.
 
Escribir es una forma de abrazarte,
una orilla de osadía menos que un azar,
un argumento tan hecho a medida que seguiré preguntando:
¿qué significa este amor más acá y más allá del horizonte?
 
Ser poeta es concentrarme en un cántaro,
dos gotas que sobreviven hartas del suelo,
un náufrago con las llaves del norte,
un hambre disponible sabiendo que tú existes.
 
Mi poema aprovecha el sol,
solo y después pero un mismo rostro,
y yo miro desafiando la claridad, quiero decir con coraje,
mi tiempo es una ventana abierta al árbol nuevo.
 
¡Oh mujer que aromas mi boca!
¡Ay mujer que hacia donde caminas me llevas!
Soy tuyo, eres mía,
a veces no tengo nada pero vengo de ti.
 
Tengo en el pecho papeles caídos
que vienen de mil páginas,
tengo esa demanda en interminables trajes,
soy como esa botella rota navegando entre naves.
 
Eres, te busco desde entonces,
eres y ya te amo como un viento que implanta flores,
si alguna vez muero, viviré de igual manera,
una gota roja en el mar será mi destino.
 
A veces como una moneda te siento,
como la poesía de mis cosas,
y entre sus dos caras
mi alma apretada.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

Una flor y otra flor

Una flor y otra flor
 
¡Qué chiquito que es el verso
de la almohada de mis sueños!
Tú llegas cada noche
y te apoderas de mi cara con tus dedos pequeños,
y yo te cargo entre mis brazos y mis besos.
 
¡Qué fácil es jugar cuando te miro!
Cuando tu cuerpecito me acaricia,
y voy corriendo tras de ti a veces dando gritos,
hijo yo soy tu Papá, niño grandulón que se queda quieto,
hija, siempre es poca la luna cuando apenas te puedo apretar.
 
Como gota de agua gota clara,
como una rima en el alma caída,
como un lugar donde la mirada es tierna
y las voz es de palabras como una casa de amor,
yo te miro y una flor y otra flor.
 
De algodón la piedra que baja de mi corazón,
de lluvia lo que siento cuando te escucho,
por tus labios todo lo veo azul
como si me murmuraras un libro nuevo,
yo soy lento sobre tu silencio.
 
¡Y una flor y otra flor hasta que salga el sol!
Y una flor y otra flor hasta hacerme una flor.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

Me gusta

Desde hoy me permito SER,
estar en el lugar que debo
y sentir lo que siento,
tengo derecho de correr los riesgos que yo decida.

Desde hoy mi única condición
es mi valor,
me concedo el bien de buscar lo que necesito,
el permiso de ser primero.

Desde hoy mi libertad no preguntará
si a ti te gusta,
si me descubres distinto y eso te enoja
no serás parte de mi camino.

Desde hoy no pertenezco a nadie
ni obedezco reglas,
mi alma es campo abierto
y en él, versos que ruedan.

Desde hoy pierdo a conciencia,
soy entrega,
entrega y compromiso como la única forma de dejar huella,
yo sangro sin cesar porque lo elijo.

Desde hoy mi momento feliz
se podrá abrir como una puerta,
no pensaré en nada, ningún miedo me paralizará,
y al tiempo sin tiempo responderé con un poema.

Desde hoy me vale decir todo lo contrario:
no afirmo nada, doy señales,
no imagino, me pierdo,
no me convierto en buen día, soy la noche natural que perdura.

Desde hoy mi voz es de escritura.

Me gusta

Marcelo Roberto Galán
Tinta de Sangre

Un poco de mí

Tengo defectos pero soy feliz,
tengo mi cielo y mis tempestades,
mi camino está lleno de trabas pero es mi camino,
a veces trabajo sin descanso
pero es mi batalla.

Pido perdón cuando lo considero
pero aún me cuesta perdonarme,
a menudo los miedos
son más grandes que los sueños
pero creo en el amor, entonces aprendo.

Vivo más en el anonimato que entre aplausos,
me reconozco en cada desafío,
en cada incomprensión
del destino me siento vivir,
no soy víctima cuando mi esencia es la que habla.

A diario le doy las gracias a mi alma,
gracias por cada mañana,
mi poesía me vuelve maduro
mi osadía me hace libre,
soy sensible y eso hace mi vida perfecta.

Soy amante de la sabiduría,
me gusta comenzar todo de nuevo,
la pasión siempre me desnuda entre lágrimas y tolerancia,
prefiero la serenidad de mis ventanas,
son como las personas que me aman: pacientes.

Un poco de mí

Marcelo Roberto Galán
Tinta de Sangre

Escribir un poema

Escribir un poema
 
Quiero escribir
y el poema no me deja,
las rimas toman mi tinta y no me esperan,
yo quiero durar, que mis ojos me levanten,
y sentir que el centro de mi pecho se enciende para poder verte,
quiero escribirte pero mi paciencia no conserva la fuerza.
 
Quiero escribir
pero mi alma se antepone,
al tiempo que el sol descansa yo recibo tu nombre,
yo quiero caminar y llegar al árbol tuyo desnudo de frutas y flores
y presumir de estar enamorado,
quiero escribirte pero la noche siempre vence al mundo de mi sangre.
 
Quiero escribir
pero el espejo no tiene brazos,
si fueras de un solo color mi nube de amor sería de rayos,
yo quiero el pensamiento de la hermosura y la ambición del tirano,
y la razón de la lluvia en el monte y en el prado,
quiero escribirte pero mi mano es de primeras hierbas en un sueño.
 
Quiero escribir
pero no me creas tu dueño,
yo simplemente me enredo,
un verso por delante, otro por detrás y voy entrando,
entre un amor cuidado y sentidos esparcidos,
entretenido de viento quiero escribirte y que el tiempo acabe las preguntas.
 
Quiero escribir
pero no me esperes con mayores ansias,
no soy la luz de tus labios sino la pluma y la lengua,
yo quiero vivir seguro entre algunos papeles y prendas,
te lo dije siempre: yo no me muero de amor, yo me muero de instantes,
por amarme así quiero escribirte, por amarte quiero el delito de confesarlo.
 
Quiero escribir musa mía,
quiero escribirte pero con palabras,
como una flor delicada que es aire y sombra y nada.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

Realidad paralela

Realidad paralela
 
No se trata de ser más sensato
sino de apropiarnos de un espacio y de un tiempo,
que el amor sigue llegando al mismo puerto pero con distintos barcos,
que por las noches suspiramos lejanos en la misma cama,
realidad paralela que no es amar de forma nueva,
que hacernos el amor no es la única verdad.
 
Ni tan cerca ni tan grande, ni primeras letras ni últimas,
¿qué es la realidad salvo una estación que espera ansiosa
la vuelta de sus aves migratorias?
Te amo no es mundo
es un mundo mirando frente al tuyo,
realidad paralela, días que nos esperan tomados de la mano.
 
Conjugamos libertad hasta encontrarnos,
deseo y profundidad son como un largo beso,
¿cómo puedo amarte y luego despertar?
El amor no se trata de llegar
es un momento y otro y otro infinitamente real,
realidad paralela, amor correspondido, cada palabra de mi pasión y mi poesía.
 
Hoy estoy detenido y gravito
el otro lado y este son el mismo largo silencio
¡estás callada, estoy quieto, está despierto el universo!
¡Estás aquí, cada verso es un hijo de los dos!
Cada verso es un retrato inacabado hasta descubrirnos en el aliento,
realidad paralela, incienso de tus manos en cada detalle de mi cuerpo.
 
Un amor así no conoce fronteras,
somos carne y alma juntas en el mismo cielo,
no puedo ser más exacto cuando miro tus ojos,
no soy, somos los avatares cotidianos,
realidad paralela que nos penetra como una espada,
un hilo muy delgado que nos hace ser uno.
 
Uno este motivo
río profundo y volcán encendido,
realidad paralela o si lo preferimos: nuestra razón más infinita.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

Mi mujer eterna

Mi mujer eterna
 
¿Qué merodea mi alma?
¿Qué ilusionan los vidrios
hacia el camino libre?
Yo te respiro en la mirada
mi corazón es una hoja en el alba,
como agua de lluvia desmemoriada yo te busco
mi mujer eterna.
 
¿Qué está escrito sobre mi frente?
¿Qué goza la luna
en los surcos de mi cabello?
Mis labios maduran en cada beso,
mi boca es una rueda de fuego
mientras tú defines mis pupilas,
mi mujer eterna.
 
¿Por qué te llamo?
¿Por qué no puedo olvidar
los temblores de tu cuerpo?
Yo siento la claridad mientras me hundo en ti,
yo te sueño desnuda como desnudo el aire,
tu piel es de espacios blancos en la yema de mis dedos,
mi mujer eterna.
 
¿Por qué siento dos rayos cuando me abrazas?
¿Por qué tu voz me llena?
Como un río te pienso
como un velo susurran los árboles,
como un pájaro salvaje te prefiero,
como un libro de niños con sus letras sueltas,
mi mujer eterna.
 
Eres esa mujer que traspasa mi pecho
mientras el amor me sube en sílabas,
tú, mi mujer eterna.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

Lo tuyo y lo mío

Lo tuyo y lo mío
 
Contigo no digo tonterías,
llego tarde para cubrirte en deseos y soy feliz y se me nota,
y lo resumo todo al decirte que me gustas,
y soy relieve en forma de azar
silencio que casi no se ve,
contigo mi amor es irresistible y a veces no me queda
más remedio que encontrarte en algún libro.
 
Contigo habito un mundo subterráneo
y le envío señales de humo a tus manos,
y mi voz es ambiciosa
y se acelera el pulso de mis sienes,
y mi verdad es armonía y mi fuerza fuga de manera loca,
contigo el arco y la flecha se ponen a tiro de tus ojos,
tú tienes el deber de cerrar los días y las flores.
 
Ahora todo está claro
por eso siento tu hora,
la hora que golpea mi vida de ternura como un pacto secreto,
la hora como el color inicial de la aurora
creciendo desde el mar,
yo quiero ser las alas de tus raíces
y que vayamos juntos hasta el último límite y un paso más.
 
¡Déjame despertarte mientras duermes!
Y apartar con mi piel tanta niebla y tanto sueño,
¡deja que mi ingenuidad sólo encuentre el espejo de tus ojos inmensos!
Que lo tuyo se asiente en mi corazón
que lo mío pueda salvarte finalmente,
¡si dos llamas como las nuestras pueden percibirse desde lejos!
Que podamos cruzar las puertas es limitar las trenzas de la lluvia.
 
¿Cómo agradecerle el agua a tu rostro sereno?
Cada mañana pido a mi silencio por ti,
por ti, campanilla mía alrededor de mi garganta.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

miércoles, 16 de marzo de 2016

Dime la verdad

Dime la verdad
 
¿Surges del abismo o desciendes del alto?
Una lágrima más no es parte del corazón,
es el corazón y mucho más cuando me miras,
no te puedo esconder mi alma te toca,
no puedo hablarte y nada más, yo cambio de opinión a cada segundo
¿qué puedo decir yo de la poesía?
 
Si vienes te escribiré unos versos
suaves como tu pecho, dulces como tu sonrisa,
si llegas y me acaricias colgado del techo estaré,
como un columpio,
colgado del techo como si un ángel me gustara más que la locura
¿qué puedo decir yo si paso como un arroyo imaginario?
 
Aún no sé por qué escribo,
por qué mis libros se enlazan desordenados teñidos del matiz de mi rostro,
en estas páginas me tienes en tus manos
pero no sólo en estas páginas, me tienes la vida entera,
tú llegas sobre mi carne siempre llegas,
¿qué puertas puedo abrir si a veces me siento un enigma?
 
Nunca es demasiado tarde,
las cosas que no saben partir son como un manantial de versos en la hierba,
si ignoro el por qué por lo menos puedo describir el paisaje que me contempla,
allá lejos las sierras, la divina quietud de las rocas,
acá cerca el gentío que vaga presumido y que no sabe gritar
¿qué puedo yo inspirar si sólo quiero volver a casa y ser parte de ella?
 
¡Escríbeme algo! No sé, no me preguntes,
escríbeme como el agua serena que se roba a la luna,
o quizá como el quebranto de las ramas que sienten la fuerza de los pájaros,
o tal vez como ese silencio ondulado que es tinta de la conciencia,
¡estoy pensativo y tú sobre mi cabeza!
¿Qué puedo decir yo del amor, qué puedo saber que tú no sepas?
 
¡Dichosa tú, en ti estoy guardado!
¡Dichoso yo, entre mis sienes vibra el azul durmiente!
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

Callar es mi verbo

Callar es mi verbo
 
¿De qué están hechos mis versos
cuando no de letras?
¿Con qué rima mi silencio?
No es secreto que un poeta escribe
pero si callar es mi verbo,
¡que no se olviden las horas tus pasos!
¡Que vigilen tu nombre mis sueños!
 
Si la soledad no es sola en mi mano,
si la única respuesta queda grabada
en el solo deseo de tenerte cerca,
si no me importa el tiempo
ya que todas las noches miro la misma estrella,
¡que nada roce mi frente más que el día siguiente!
¡Que mi voz avecine tu encuentro!
 
Si callar es mi verbo
entonces que tu mirada se pierda en la mía,
que nada exista pero que siga el grito como mi poema,
que un suspiro sea de caricias que fluyen pendientes,
que no me pueda excusar ante la vida,
¡voy subiendo este camino ante aquello que se calla y que se encubre!
en el rostro y en mis días tengo un azul que me quema.
 
Buscamos los dos, el verbo y yo
la estela fugaz de nuestra llama,
yo siempre llego a ti donde los surcos se acaban,
él conserva mi rima susurrando tus palabras
¿cómo decirte breve lo que tanto llevo clavado?
mi latido latiendo con el tuyo es un gemido,
ahora que mi aliento es viento tu sonrisa embriaga mi razón.
 
Callar es mi verbo,
mi acento repetido,
cuando callo sigo adelante,
voy buscando un horizonte donde mis versos.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

Kamakura

Kamakura
 
Juguemos a la ronda
jugando a que nos amamos,
en las manos el futuro
en los labios los besos que se pronuncian solos,
yo creo en el amor que a mi lado se acuesta,
yo creo en la noche que va de las sierras hasta el mar.
 
Juguemos a que el cielo es de carne
y la tinta es verde,
a que un libro es un sol que resplandece por dentro,
mientras te escribo soy una sola flor y nada más,
yo ando por la vida haciendo preguntas,
yo creo que todos los pájaros trazan compases para que no me olvides.
 
Juguemos a que tú no tienes la culpa
y yo soy hojas nuevas,
a que estoy dispuesto a todo, a que me penetres mis pupilas,
¡oh vida yo te amo, oh vida yo te adoro!
Yo soy un alma desnuda en estos versos,
yo voy dejando pétalos dispersos, como pasto fresco como frente amplia.
 
Juguemos a que soy un hombre pequeño que tú dejaste,
uno que ya quisiera esta tarde o alguna otra
que tú me comprendieras,
no me digas que no existes
¡claro que existes y nos habremos de encontrar!
Yo creo que sabrás de suspiros cuando me oigas suspirar.
 
Juguemos una vez más a que mi cordura te toca,
a que mi desorbitado corazón lleva tu nombre,
¡Ya sé que debo estarme quieto pero soy movido!
Una pluma blanca es mi camino, mi cofia de rocío,
yo creo que a veces me prestas tus sábanas,
yo comparto tus antojos en mi oído.
 
Juguemos a que el silencio calla,
¡ay Kamakura! Yo te tengo en el alma toda.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

Hoy elijo

Hoy elijo
 
Esta mano que tú tomas sin tiempo necesario,
estos dedos que giran eternos para seguir amándonos,
esta cuna que mece la piel como una batuta,
este día afortunado al que la luna cuenta sus aventuras,
hoy elijo que me mires con tu mirada más pura.
 
Esta curiosidad que surge de pronto,
este diálogo en los ojos
estas venas que tú alivias cuando me escuchas,
esta estrella que sólo te pido para mi espacio,
hoy elijo que nos amemos para volver a vivir todo lo soñado.
 
Lo que hemos perdido de tanto haber querido,
lo que hemos construido con palabras sin saber con qué pretexto,
lo que mantenemos por un segundo hacia un horizonte sin fronteras,
lo que llamamos estrategia en un día cualquiera,
hoy elijo cualquier postura ridícula en defensa de la alegría.
 
Lo que toca los corazones tocando los espíritus,
lo que surca en el mar a la deriva,
lo que nos alcanza comenzando de nuevo enterrando los miedos,
continuando el viaje, lo que ocurre en forma de duendes y es joven flor,
hoy elijo el agua del jarrón que vierte su aroma cada mañana.
 
Lo que cae por mis mejillas y se hace ríos en mi tinta,
lo que recuerda tu nombre reclamando tu presencia,
lo que las agujas del reloj marcan despacio, y un día es un año
y la plena conciencia no dice nada: si cinco minutos bastan para soñar toda una vida,
hoy elijo la poesía, amor a primera vista.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

¿De qué trabajan mis horas?

¿De qué trabajan mis horas?
 
Mi amor no necesita alas
necesita echar raíces,
él espera ser un árbol que medita
contagiado de azul, inclinado al viento,
él ansía ser único en cada verso,
mis horas son la misma sed de mi corazón,
mis horas me siembran palabras en los ojos.
 
Mi silencio siempre es un año más,
una obra que late,
una fábrica de sueños que va conmigo muriendo hasta el día final,
el amor que creo es fruto pero también aire,
instante maduro y vena mía,
mis horas provocan que a diario me pierda como un vagabundo sin contorno,
mis horas son dos cuerpos frente a frente y en el medio un océano.
 
Voy por tu cuerpo como por mi piel
¿cómo es posible que te conmueva?
¿Cómo puede mi palabra ser tu lenguaje?
Tu mirada me enciende
entre irme y quedarme siempre dudo,
mis horas son el mismo diluvio de hace ya mucho tiempo,
mis horas cruzan insomnes las letras de tu nombre.
 
No soy nada más que este remoto infinito lleno de nuestros pechos,
este mundo que nace, rima de lo que olvido,
estás intacta como una brisa que se detiene,
un reflejo de mí erigido en mi memoria,
que no estés aquí no impide que te sienta,
mis horas están cerca de ti sin que lo sepas,
mis horas te aguardan, tenemos la misma edad.
 
Mis horas se quedan todas al lado de los libros,
mis horas es de donde escapas sin fuga.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

jueves, 3 de marzo de 2016

A orillas de esta poesía

A orillas de esta poesía
 
Anoche cuando te dormía
soñé que encontraba los días
que derribaban las puertas,
anoche me preguntabas: ¿Tú eres sueño?
Y al mismo tiempo sentí el orgullo
del amor labrado como tierra,
y a orillas de esta poesía desperté entre lágrimas.
 
Yo veo mi alma en tus cabellos,
yo me encuentro frutalmente propagado en tu espalda,
a veces soy un desierto verde y otras un árbol seco,
a veces despuntando el alba suena el viento
y te siento clavada en mi corazón,
a orillas de esta poesía el sol es más grande
donde tus ojos caben profundos y brillantes.
 
La primera vez que te vi fue un recuerdo,
un encuentro último y primero donde poder tenderme,
una intensidad de la sangre cercana y agonizante,
una conciencia de mi amor hacia ti
como la lluvia tras los cristales,
a orillas de esta poesía mi carne es movimiento,
me muero por respirarte, soy una ola entre dos mares.
 
Este amor que quiere ser acaso sea:
ante el cielo dos golondrinas,
ante un suspiro, un aire que va y otro que viene,
a veces siento que tengo un rival único,
aquel niño que te hizo reír
hoy un poeta que pregunta por ti,
a orillas de esta poesía siempre es todavía.
 
A orillas de esta poesía la noche continúa,
mi vida es como una hoja de labios que se deslizan.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

Te amo

Te amo
 
Te amo como yo soy,
raro amigo del sol,
te amo sin saber cómo,
todo lo ganado y todo lo perdido lo tengo en el alma,
te amo sin problemas ni orgullo,
mi voluntad es de noche de luna y sin ilusión alguna
de vez en cuando te beso.
 
Te amo como vuelo
porque no me arrastro,
te amo como muero lentamente,
como las olas que me traen y las olas que me llevan,
como esos frutales cargados con garras de acantilados,
como esa libertad dormida que llega como el rocío,
amor apetecido en un verso del que nadie sabe el autor.
 
Te amo sin fin,
no soporto la idea de ser sin que me mires,
procuro que el aire me acaricie de cada suspiro tuyo,
de cada goce que desgarra al tiempo callado,
te amo sin reflexionar,
mi voz busca el viento para tocar tu oído,
mi voz es cuerpo claro a tus ojos infinitos.
 
No comprendo el amor que no deja huellas,
tu piel toco con mi sombra
y es como escribirte,
te amo para verte: sí, ya sé,
un poco loco, un tanto de poesía y el resto de vida,
el amor que siento por ti se me viene de a ratos así, de golpe,
¡te amo, contigo siento que estoy de vuelta!
 
Nunca me acuso de no amarte,
sin saber cuándo ni dónde, yo te amo.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

Barquitos de papel

Barquitos de papel
 
Llueve y el agua corre
¡mira! Parece un río de verdad,
un barquito de papel viaja
y a su lado un barquito de papel sabe,
son dos barquitos de papel
derramados por la luna,
son dos hilos de tu sonrisa desde la cuna.
 
El viento sopla:
aláa alée alóo en el regazo de mis versos,
aláa alée alóo cuando es preciso,
niño me llenas el alma con tu cielo abierto,
niña canta el silencio mientras tú juegas,
y con barquitos de papel sueñas,
tus barquitos de papel me ponen alas.
 
¡Me encantan tus colores!
Tus manos de flores, tu nariz de lápiz
y tu pluma por pluma de amor y libertad,
y tus ojos siempre abiertos como un fruto,
¡quizá quieras atraparme con un beso!
¡Tal vez tus pasos pasitos sean como un jilguero!
Y de barcos de papel tu pecho, barquitos quietos como luceros.
 
Mil gotas al aire son la inocencia,
y en barquitos de papel los ángeles
y en barquitos de papel: dos, tres, cuatro, cinco, seis.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

Hojita Nueva

Hojita Nueva
 
Mi ventana está abierta,
a mi estrella le gusta tu cama,
sigue hija haciendo guiños
que el sol no tiene frío,
deja hijo que baje el cielo
para estar contigo.
 
Había una vez una letra
que se juntó con otras letras
para escribir un nombre,
y después de largo rato de opiniones decidieron que:
la la la, sí,
la la la, no,
como el agua que va así te llamas, Hojita Nueva.
 
Había una vez una mariposa de aire
que no se podía parar,
tenía dos flores,
una muy elegante y la otra muy grande,
la elegante llevaba en las pestañas todas sus patas,
la grande no hacía ruido al volar, dormía mucho,
¿quién soy? - Preguntó una vez la mariposa,
y sus dos flores respondieron: Hojita Nueva.
 
Hojita Nueva como un hada que sueña,
Hojita Nueva como la noche y el día
cuando es de día y cuando es de noche.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

De la tetralogía PEDAZOS

Me doy cuenta que me faltas
cuando te leo,
el ruido de tus pasos
todas tus partes cuando me esperan,
hasta el día que no llegas y yo en la cama preguntando, 
cuando te leo el amor de todos los días empieza de nuevo.


De la tetralogía PEDAZOS

De la tetralogía PEDAZOS

Cuando lo haces yo encuentro tus besos
sin ofrecerme tus labios,
tus hojas blancas me tocan,
y tus manos y tu cuerpo son una flecha a mi pecho,
cuando me escribes sé de tu carne, 
tu tinta es infinita.


De la tetralogía PEDAZOS

De la tetralogía PEDAZOS

Lo que yo siento al escribirte,
que sin reservar ternura dejo que tú me lleves,
que no sé callar, mi amor sencillamente sabe,
que tu libertad me trae
como siente un verso pensativo, 
que te quiero clara y abierta y sin guarda te quiero.


De la tetralogía PEDAZOS

Lo que tú sientes

Lo que tú sientes
 
Lo que tú sientes al leerme,
cada beso que perfecto te arranca del tiempo
y te pone en un lugar donde puedo besarte más,
esa entrega que va cayendo
respetando sólo la ley de la lluvia,
esa libertad que se gana hacia arriba.
 
Lo que tú lees al sentirme,
ese hombre que llega atravesando
todo lo que en ti cambia,
ese poeta que te quiere
como el mar quiere a su agua,
esa forma que desmayada de espuma es paz.
 
Lo que tú sientes en mis letras,
esas noches que se cruzan a veces rojas otras azules,
esos nombres inocentes siempre al borde,
esos pasos que se dan exactos
al ritmo propio de vivir,
esas miradas que recorren y bien quisieras descifrar.
 
Lo que mis letras dicen de ti,
que no sabes por qué ni cómo pero me percibes,
que estás tan desprendida que cuando me miras te encuentras,
que nuestro amor es de memoria y todo es de a dos,
dos las cartas y los relojes, dos las brújulas,
dos: tu ser y mi pulso.
 
Al echarte de menos no tengo nada,
cuando me abrazas tu flor sabe de mi alma.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

Tus labios de azúcar

Tus labios de azúcar
 
Quédate,
yo te voy a cuidar
déjame,
te quiero arropar,
pero antes cargarte en mis brazos
y darte muchos besos,
pero antes acariciar tus mejillas con mis sueños.
Escúchame,
estoy aprendiendo a escribir versos de cuna,
de hojas blancas tu amor
de hojas blancas como allá la luna,
luceros de mi regazo que llaman
que esperan
que hablan, uno en mí y otro en tu costado,
mi nana siempre juega contigo
mientras susurra el viento,
mientras canta el silencio,
que a la sombra le duelen tus labios de azúcar.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

Una lágrima guardada

Una lágrima guardada
 
Ya estoy aquí,
mis labios son de madera,
para que tú juegues a pintarlos de noche oscura
y largos como el cielo,
ya estoy aquí,
pregúntame lo que quieras,
si he llegado tarde para verte dormir
y vigilar tu sueño,
si tengo un brazo de viento y otro de cárcel,
de viento, al tocarte lloro en aves,
de cárcel, soy tuyo para que tú descanses,
ya estoy aquí,
rozándote apenas como quien espera panes,
gritándole a tu cuna sin voz
¡de ti yo tengo hambre!
Ya estoy aquí,
este es el niño que soy,
no puedo quedarme todo lo que quiero
y me muero un poco cuando me voy.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

De la tetralogía ¿y el amor?

¿Y el amor?
Pregunta Marcelo,
el amor es ver un año en un día,
es convertir la música en un sueño,
es mezclar el alba y el ocaso y ver surgir tu rostro, 
tu rostro que revela mi cara.


De la tetralogía ¿y el amor?

De la tetralogía ¿y el amor?

¿Y el amor?
Pregunta el poeta,
¿dónde el sueño que es mi sueño,
ese árbol que es un gesto
que tiembla suspirando?
¿Dónde ese minuto después?


De la tetralogía ¿y el amor?

De la tetralogía ¿y el amor?

¿Y el amor?
Preguntan las puertas,
no sé si duermes o sueñas,
no sé si me recuerdas,
yo te contemplo como un rumor
como un clamor en un muelle.


De la tetralogía ¿y el amor?

Preguntan las ventanas

Preguntan las ventanas
 
¿Y el amor?
Preguntan las ventanas,
yo hubiera sido tu manantial si te quedaras,
el lado que sientes en la voz como si en las venas el valor,
el espacio que pasa entre versos,
el aceptar que desde los labios buscas refugio.
 
¿Y el amor?
Mi beso está en la punta y es chispeante,
mi corazón que es donde tu alma,
¿acaso no lo escuchas?
A mí me alivia la paloma en el balcón,
ilusión de agua que viene hasta mí.
 
¿Y el amor?
La intimidad es clara como una fiesta cuando estás,
ni la costumbre de tu cuerpo asumen mis palabras
¡yo te invento! Sí, te invento
como se mira un sueño que te implica,
como esa hora maldita que la memoria elige.
 
Las doce de la noche,
y me arrojo a la quietud última de mi ser,
esa donde el amor lento ahinca el paso,
y va mi mano como buscando tu sol de fuego,
el puro azul del cielo reclamándote,
esparcido en un horizonte cerrado y reclamándote.
 
Preguntan las ventanas
¿por qué el silencio es diminuto y sin danza?
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

De la tetralogía HACEDORES DE CÍRCULOS

Hacedores de círculos
tus miedos,
tu romance que suspira hasta mañana,
aunque tu piel desgarra
¡quédate un poco más!   
Sin pensar ¡quédate hasta el primer beso! 

 
De la tetralogía HACEDORES DE CÍRCULOS

De la tetralogía HACEDORES DE CÍRCULOS

Hacedores de círculos
tus manos,
tus pedacitos de pan fresco,
tu golpe de luz que nunca
estuvo asignado para otro,  
mi corazón es viento en el que pones tu voz. 

 
De la tetralogía HACEDORES DE CÍRCULOS

De la tetralogía HACEDORES DE CÍRCULOS

Hacedores de círculos
tus labios,
como escuchar tu llanto,
tu alma expresa en boca roja
como una audaz paleta,   
mis flechas a tu musa caen en ti. 

 
De la tetralogía HACEDORES DE CÍRCULOS

Tus ojos

Tus ojos

Hacedores de círculos  
tus ojos,
río que me invoca,
intangible curso que me acarrea,
incesante espejo que me mira para vernos,
campanada al insomnio que el azar baraja.
 
Hacedores de círculos
tus ojos,
verso incorruptible de vencedores vencidos,
rincón que me contempla
con sus montones de azul,
cielo grande montado en un globo de pájaros.
 
Hacedores de círculos
tus ojos,
y yo soy tu capitán redondo,
ese que es mañana y poeta
pero que se engendra hoy,
ese que es vicio al alcance de su mano.
 
Hacedores de círculos
tus ojos,
tu mar entre mis dedos,
tu sencillo misterio de sueños entrelazados en el viento,
tu pasión mirando desde el lecho
hacedores de círculos,
 
tus ojos son una ventana abierta
a la luna que nos mira.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

miércoles, 2 de marzo de 2016

De la tetralogía CON UN AMOR ASÍ

Y me amarás prestándome tus alas
y seremos la tostada del desayuno mañanero,
el reloj detenido esperando el movimiento,
los espacios que se abren entre tu voz y mi voz,
los espacios que se cierran hasta reconocer 
que somos la misma mirada.


De la tetralogía CON UN AMOR ASÍ

De la tetralogía CON UN AMOR ASÍ

Un día me amarás
como el rocío que es noche en la mañana,
que es pregunta sin respuesta,
como la piedra indiferente que es escala al borde del camino,
y me amarás ni jadeada ni agonizante 
sino resplandor que yace.


De la tetralogía CON UN AMOR ASÍ

De la tetralogía CON UN AMOR ASÍ

Y te amaré cargado de honra
de amores de niño y de pasos a la mar,
y te amaré como quien acerca agua
a las aves del cielo,
sintiendo el cantar hermoso
del goce de servir.


De la tetralogía CON UN AMOR ASÍ

Un día te amaré

Un día te amaré
 
Un día te amaré
como mira quien tiene mucho que aprender,
como se busca para dar,
como la mano que espera y va ahuecando,
si el amor es de puertas que yo sé
que solamente tú abres.
 
Un día te amaré
como ese deseo que es arroyo y sigue andando,
¿qué importa cuándo?
No es en mi piel sino más adentro
donde me recorres tenaz,
donde permaneces a mi costado y en la boca y en los dedos.
 
Un día te amaré
y hasta puede parecer atrevimiento,
un silencio alargando los momentos,
una costumbre de tantas palabras no dichas,
un día de caricias serán todos nuestros gestos
y una ardiente rebeldía nos besará.
 
Un día te amaré 
¡dime por favor tu nombre!
Pero dímelo sin letras, con colores,
dímelo en la madrugada mientras una dulce sombra nos atrapa,
dímelo como si me llevaras por largas calles a correr,
con los ojos abiertos y la vida detenida.
 
Un día a mi razón mandaré salir
y te pediré que quieras venir o me voy contigo.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados

De la tetralogía TE JURO

Te juro que no sé cuánto estaré así perdido,
perdido en tus ojos que me desbordan,
perdido en tus labios que siempre empujan,
perdido y sin remedio gritando tu nombre,
te juro que no sé, a veces siento que sólo puedo
enredarme en ti.


De la tetralogía TE JURO

De la tetralogía TE JURO

Te juro que a veces te toco
y a veces me dejas,
y a veces tus huellas se callan en mis zapatos vacíos,
y a veces te acercas a mi clamor con tus raíces,
te juro que a veces mi amor
me nace del vientre.


De la tetralogía TE JURO

De la tetralogía TE JURO

Te juro que me enciendes,
es que a veces parece que me hablas ya. Te juro
que tu valentía es una gota,
que me atraviesas y prevaleces
que por ti brota hasta la sombra más sombra,
te juro que remo en la arena si me lo pides.


De la tetralogía TE JURO

Te juro

Te juro
 
Te juro que es mirarte
y mi alma es silencio,
sueño que busca a diario los motivos para amarte toda,
que se calman mis ansias al mirarte
porque sé que me guardas,
te juro que me veo enlazado a ti en un eterno beso.
 
Te juro que por ti las flores despiertan,
que eres un faro de luz en mi ventana,
que cuando camino solitario
siento en mi mano un pañuelo
como la luna en el agua,
te juro que mi sonrisa y mis lágrimas son de torpe semejanza.
 
Te juro que eres más fresca que cualquier fuente,
que con la misma naturalidad
un día colmas mi sed y un día me matas lento,
que tuya es la suerte de este amor bravío
que tengo en mi pecho caricias guardadas que te abarcan,
te juro que eres constancia como una hierba asomada.
 
Te juro que tienes un ojo de pan y un ojo de leche,
que hueles a esa niña que nos espera en migajas,
que al hacernos el amor volteas para mirarme
y cuando te miro me reconozco,
que saben mis dedos a entrega que tus palomas vienen a buscar,
te juro que no me arrepiento de ser contigo los reencontrados.
 
Te juro que todo esto que te escribo
es lo que parece.
 
Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste
 
Copyright © Todos los derechos reservados