viernes, 22 de enero de 2016

De la tetralogía UNA VIDA EN TRES DÍAS

Llegué con la dicha del amante,
con ese instinto que es alianza con todo,
bajé ligero de pasión y sin nombre
y te abracé con esa ternura
en la que alma y cuerpo son uno solo, 
un destello, un cielo más grande.


De la tetralogía UNA VIDA EN TRES DÍAS