viernes, 22 de enero de 2016

De la tetralogía UNA VIDA EN TRES DÍAS

Desayuné a última hora,
jamás creí llenarme tanto de toda tu intimidad,
y caminar descalzo con un amor de nido
y hablar bajito besando labios no besados,
y me acepté amplio como poesía que dura 
como conciencia que no tiene plural.


De la tetralogía UNA VIDA EN TRES DÍAS