miércoles, 20 de enero de 2016

De la tetralogía PRIVILEGIO

Las cosas pierden su nombre,
la mesa no es mesa,
es la mano que te roza en el desayuno,
es la frontera de mis labios cuando el aire se abre como una flor
para entrar uno en el otro y reunirnos, 
privilegio de esta mesa donde todo está de nuestra parte.


De la tetralogía PRIVILEGIO