miércoles, 18 de noviembre de 2015

EL PUERTO DESEADO

No me preguntes si te amo,
desorientados mis labios si no te lo digo,
no me engaño cuando siento que me desvistes
al cerrar los ojos,
tus manos son primero las ventanas y luego tu voz.

Extracto del poema EL PUERTO DESEADO
De la tetralogía DE VISITA AL POETA