sábado, 3 de octubre de 2015

Te quiero

Te quiero

 
Mi amor te acompaña, 
no se detiene,
a tus rimas no es indiferente,
él vuelve eternamente al romance,
a los árboles quietos que parecen marchar,
a las preguntas en el alma
que antes de decirse miran con asombro,
a la una, a las dos y a las tres
yo te quiero.

Te quiero
como se jura desde lo alto,
como Eurídice y Orfeo yo te quiero,
¡ay si pudiera mirarte ahora!
¡Si por un instante yo fuera tu suelo!
Entenderías que te quiero
como al futuro que se espera,
como los sueños sin fronteras,
como esa flor que cabe sola en el estanque.

¡Deja que te bese una vez!
¡Permite que mis manos sean versos
que se escapan de tu boca!
Acepta que te quiera:
mi color no siente sin tus ojos,
mi ternura no vuela sin tu cielo,
te quiero, aquí mi mano y allí tu mirar,
te quiero, y en el medio mil velas
que no duermen ni de noche ni de día.

De madera nuestro tiempo,
de vida verdadera nuestro surco,
te quiero porque es preciso
tener un corazón,
un corazón que cante sangre
y yo te canto,
te canto desde el grito y desde el fuego,
te canto.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados