sábado, 17 de octubre de 2015

Para escuchar tus labios

Para escuchar tus labios

 
Mientras pienso medito 
con las ventanas abiertas,
y el color rojo del amor vibrante,
y el suspiro largo de las estrellas,
y el balcón que parece extinguirse en el ocaso,
medito siempre cerca de mí
medito besando tus párpados.

Y el espejo de llamas
parece sangrar,
y un poema inmortal te piensa,
y mi vida está hecha de pájaros
y de palabras escritas en la arena,
medito como un histrión que declama
medito entre sombras blancas.

Escribo y medito
arrancándole flores a la nostalgia,
donde el agua siempre besa
y las hojas verdes son transparentes,
y el reloj se marca en gotas floridas,
medito como una tormenta que es sólo nube
medito con lágrimas de una ilusión que se acerca.

Tu mano está muy cerca
y yo medito por nuestro amor que pensamos,
por sentirnos en rostros inagotables,
porque hace muchos años
que nuestros sueños no faltan a la cita,
medito como un hondo rezo
medito y ya no sé si soy una voz o un eco.

Para escuchar tus labios yo medito,
mi sed de ti se para a meditar.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados