martes, 8 de septiembre de 2015

RATE

RATE

 
El verano mediodía de tu voz 
me convoca al almuerzo,
estoy de pie junto al sillón y te miro,
¡qué bella eres!
Una nube clara luce infinita y se llena de ti.

Te anuncias simple,
te acercas,
eres como el agua que bordea siempre
las mísmas líneas, en realidad no importa la comida,
importas tú, tus palabras son faros que siempre me rescatan.

El verano de la mesa nos espera,
es como un sol trabajando,
y nos tomamos de las manos resbalando por los ojos,
y nos cubrimos de calma,
como un trébol de cuatro hojas que se sienta.

El verano se arremolina tímido,
más que gemidos nos contemplamos,
nos grabamos en la mirada lo que ya sabemos que está escrito,
somos el silencio del amor sin fin,
¡enamórate de mí!

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados