lunes, 7 de septiembre de 2015

Poeta

Poeta

 
Vendrá el amor 
y tendrá tus ojos,
y despertará el sueño de mi alma,
y las olas en calma
ascenderán su vista al cielo,
y los colores del mundo serán todos
este oficio mío de escribir.

Tu poeta,
tu fuego en las letras,
tus horas de vida vegetal como un madero que grita,
bien sabes que mi tiempo arde cuando te pienso,
y entonces voy de la nada a un suspiro,
como si mi cuerpo fuese tu cuerpo
y en el medio un viento que no se escapa.

Amiga, amante, niña,
te consumes y renaces en mi mano,
eres esa mirada que parece arañarlo todo
desde el suelo hasta mis cabellos,
en versos que se murmuran,
en infinitos que se recuerdan,
y un sorbo de lluvia no se demora, nunca se va.

La manera en que una lágrima se desliza,
así mis palabras perduran,
como un arroyo que transcurre sereno,
como un latido que la boca apenas siente,
son estas cosas las de tu amor que me hacen poeta,
un reloj para dos,
una arruga íntima que tengo dentro de mí.

Te oigo,
eres como en noches de tormenta,
tienes momentos blancos
para después asomarte tímida,
y miras de un lado a otro como si pensaras,
y traes el sol de la mañana aún luna,
poeta de fuerza irresistible, poeta.

Te amo,
el hombre que soy se desprende en dos:
flecha de iniciación y dicha,
así este amor, toda la línea.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados