lunes, 7 de septiembre de 2015

Paciencia

Paciencia

 
Sólo con ardiente paciencia
me desnudarás.

No vaciles cuando la noche despierte,
pide un café si así lo quieres y mírame,
que tus ojos proyecten mi cuerpo,
que tu respiración legitime mi aire,
que me retengas diciéndome sin lenguaje,
que me esperes con dos o tres
de mis poemas en tu boca,
no pido nada más.

Y cierra la puerta por dentro,
es el tiempo de nosotros,
deja que un puñado de otoño te alcance
como un mensaje en una botella,
que el amor es infinito,
que nunca es tan entero salvo cuando entrega,
me convences sólo con tu magia,
tus pasos te conducen a la mujer de mi vida.

Hay cosas que se parecen a ti
viendo simplemente tras la ventana,
los sueños
la memoria,
la eternidad de los brazos en primavera,
la luna llena y la pasión que demanda sutileza,
una rosa dice que sí y dice que no,
constelación a veces hombre otras mujer.

Allá y acá un par de párpados,
cartas autobiográficas fundiéndose en un solo nombre,
¡estaremos de nuevo en casa!
La rueda ya ha girado tanto
que es hora de descansar,
es difícl decir esto nada más que con palabras:
te prefiero,
¡cuánto deben aguardar mis labios todavía!

Sólo con ardiente paciencia
empezarás en mi piel,
estoy como a la espera junto al fuego.
si todo vuelve siempre a sus dueños,
entonces es hora de reconocernos.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados