lunes, 7 de septiembre de 2015

Mira

Mira

 
Mira a mi amor 
en tus noches,
si parece ascender de mi piel
a tu infancia,
mira como se para en tu porche de sol
para decirte: aquí estoy,
míralo, es la luz de tu casa
donde las palabras.

Mira la luna a tus pies enamorada,
mira sus labios
cómo se ofrecen a tus labios
en un perfecto equilibrio,
mírala y dime si no sientes
que tú y yo hemos caído,
que contemplamos el mismo mar
y ahí esperándonos, el poema.

Mira a tu pensamiento correr libre,
y a tus días no tener más remedio
y sentir que me amas,
que ves mi cara en todo lugar
como respuesta a nuestro amor,
que no hay rincón,
míralo, todo lo hermoso perdura y no cambia,
un río se parece a la nostalgia, navega obediente.

Sal a tu balcón y mira,
la ciudad a la que amas es mi ciudad
es que mi amor flota siempre,
de tu papel sin límites en mi garganta y yo escribiendo,
mira, tus ojos son mi boca,
tus manos son mi lluvia,
lo que viene del agua es memoria
lo que se va del agua no se puede explicar.

Mira mi amor,
no habrá pupila vacua si tú me miras,
podrán tus ojos extenderme,
el verbo más deseado será ese festín de nubes
de cielo realizado,
y los brazos de fina lira porque tú me miras,
mira, mis años primeros y esta vida son la misma ilusión,
este amor triunfa corpulento otra vez.

Mira,
alguien me ha dicho que el amor me hizo poeta.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados