lunes, 7 de septiembre de 2015

Luna

Luna

 
Que me recuerdes, 
que escribas pensando en mí,
que te asomes cada noche a la luna
y sientas siempre lo mismo:
que mis manos son
a tu piel tranquila y te habitan.

Que tu cabello tiemble suavemente,
que en cada beso percibas
una palma unitiva a mis labios,
que en un roce cotidiano compruebes
que la luna es el aliento de mi boca,
que desees mi cuerpo como ahora.

Que muy pronto me toques,
que la madera al fuego se torne espejo y puedas mirarme,
que alces tus brazos a los lúcidos ojos de la luna
y encuentres que son mis ojos,
que te calles viendo caer su blanca paz
y a este escritor que no puede escribir una letra sin hallarte.

Que el viento te lleve mi nombre
y que jamás regrese sin ti,
que mi luna se te parezca cada mañana,
quiero encontrarte muchacha en mi almohada
y que toda desnuda descubras mi desnudez como un pájaro,
que decir TE AMO es volver a nacer.

Que no es cosa nueva esta poesía,
que tú eres mi niña victoriosa.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados