lunes, 7 de septiembre de 2015

La necesitas

La necesitas

 
Las nubes que en el cielo se hunden 
me despojan del ruido,
me despojan la vista,
es como decir: yo no vine, tú llegaste,
no se supone que debo amarte
yo te amo,
y hago nudos en la tela con palabras verdaderas,
te necesito,
no te pediría un beso si no fuese así.

Cada día el amor gentil
me lo dice abiertamente: la necesitas,
te atraviesa por el medio,
te transforma en verso
es su forma de amar. Te amo más
y no pienses que es raro,
el viento está lleno de promesas por cumplir
y el amor es un tallo,
de mí nace encendida tu rosa final.

¿Qué me darás
si soy el mismo que antes?
¿Cuáles de tus palabras
en mi lugar de siempre?
Te necesito, me haces tu universo
y en mi corazón un candil,
de Tandil es tu cuerpo y mis caricias,
la necesitas, escribe este poeta
que ama a la misma mujer.

Si me preguntas por mi presente
te diré que anoche hicimos el amor,
y nos cambiamos la piel entre silencios
y nos ocupamos de salvarnos,
te necesito, mi amor es semilla más que arado,
me necesitas, tintineo en tu alma con mis hojas en blanco,
no pretendo un amor cobarde que no se atreva al amor,
mi voz ideal es tu voz,
mi eco nunca es de otros.

Adonde acude mi sangre
una nostalgia en trance,
te necesito, camino de un lado a otro buscando las ventanas,
la necesitas, repite el café inclinado sobre la mesa.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados