lunes, 7 de septiembre de 2015

Gota

Gota

 
Soy una gota que no tiene 
una respuesta razonable,
te pienso y es como salir a caminar
por las noches vestido de fiesta,
te miro y eres mi lenguaje,
mi voz se llena de aromas
y entonces la poesía.

Soy una gota desnuda sobre el pecho
cuando te escucho,
te sueño y es como un tren
que va dejando humo hacia su terminal,
te hablo y el cielo se vuelve tu pelo,
y tu piel mi deseo de poderosas raíces
pero liberado para abrazarte blanca.

Soy una gota ¿cómo te lo digo?
Que nunca se funde,
una rama larga que aflora en los ojos
cuando te encuentro,
las tardes se ensanchan cuando te nombro
y es como si viniera de golpe un mundo,
imagino que el tiempo sólo es si te amo.

Soy una gota en palabras,
una mano compuesta de sentidos
que escapan de la quietud,
una madera cual vela para un largo viaje,
el paisaje es ancla cuando yo vibro tocándote,
de tu nombre nunca estoy seguro,
no tengo idea del por qué.

Soy una gota que empieza
donde empiezas tú también,
un brote reciente como algo apenas dicho,
un río que nadando nunca se ahoga,
como las hojas en otoño ni verdes ni rojas,
un color parejo y sin puntas,
yo no sé lo que me desvela pero tú estás recubriéndolo todo.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados