lunes, 7 de septiembre de 2015

A fuerza del deseo

A fuerza del deseo

 
Eres hermosa,
por tu amor encierro al sol,
y la luna es un surco en la mar
devorada por las olas,
eres llama en mi nombre
y yo te gozo.

Eres pluma
que me da lo suficiente,
tus palabras largas
son mi pincel más diestro,
eres sombra y resplandor ajustada a mí,
no estoy solo.

Eres como nadie
y de alas altivas,
donde quiera que estés
tu voz es nueva,
todo en ti es indicio de que has llegado,
te impones a fuerza del deseo.

Eres sendero
de humilde merecimiento,
labras las horas descubriendo al mundo,
mi gusto es tuyo, mi mano es tu pulso,
eres mis ojos sin celos y con elección,
tú repartes tus dones a mi porción de cielo.

Soy uno solo y dividido y es por ti,
de tu amor estoy lleno,
eres mi papel en la arena dejando testimonio
de un amor convencido,
mi vida airosa imitando a las aves,
estoy enamorado de ti con la bella suerte de envejecer a tu lado.

Eres esa rosa
que despierta a la primera hora,
¡tan cerca está mi boca de tu aliento!
Mi amor,
más que admirarte
me suspendo tiernamente en tus sentidos.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados