jueves, 20 de agosto de 2015

Y poesía

Y poesía

 
Leo tus palabras,
mi nombre sabe distinto en ti,
el fruto de tu amor es aprendiz
de esta sed que no se calma,
eternidad menuda de esta luz, de esta vida,
desde mi balcón veo los árboles,
parecen un hilo que crece y se eleva.

Yo sueño caminos,
el amor en mi corazón se agita,
nace y resucita,
agua viva y poesía,
¡ay amor que bajas a mi mundo desde lo alto!
Mientras las horas resbalan
y el tic tac tic tac de mi latido.

Mi pensamiento te pinta,
eres tú, mi niña tranquila,
eres tú, mi amor claro,
el deseo primero,
la mano que retengo en sueños,
el hondo cielo en el alma que es tuyo y nuevo,
morir de amor es ir cada cual a nuestro encuentro.

Y llegar a la casa tan querida de luna vertiendo,
y de su clara luz vestirnos,
y salir a caminar como amantes
sintiendo las caricias de su mano pura,
y ver el paisaje que se transfigura
del viento que lo aviva,
no siempre el amor es un verso que rima.

Soy un hombre que vigila no dejar de soñarte,
todo lo que sucede me enreda,
la rosa nueva
las estrellas
los pájaros en el umbral,
las sierras parecen jadeantes sin tu mirada,
hacia el amor yo encuentro la edad nuestra.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados