miércoles, 19 de agosto de 2015

Sin remedio

Sin remedio

 
Columnas de vocablos, 
rocío a manos llenas
como una constelación,
dime amor,
mientras el fuego gira lentamente
en esta tarde fría,
y la lejanía se desata
y a los paisajes mutila,
¿por qué somos un par de párpados,
uno allá y otro acá?

No me gusta tallar besos,
es como un espacio al menos
y yo elijo sentir la libertad,
esa verdad final sin ruido
que no es viento y tampoco deseo,
estoy detenido no sé dónde, ingobernable,
mis raíces, mi sentencia,
estoy en un largo insomnio cotidiano cosiendo versos,
¿por qué somos cual finas transparencias
en este tiempo?

El amor en mí no tiene remedio,
es como un cielo continuo
que me arranca lágrimas
antes de poder llorar,
tu cuerpo y mi cuerpo mezclados,
te amé entonces
te amo hoy,
eres como el alma
de una enredadera en mi balcón,
a veces te veo como la primera vez.

Y por si acaso te preguntas
qué puede delatarnos, te diré:
la lluvia de abril,
algunas hojas verdes en septiembre,
la corteza del tronco que no puede
quitarse nuestras iniciales,
el borde del camino que nos empuja,
la mar en estos valles,
cuando se derrumbe la mudez sólo quedaremos tú y yo,
porque somos desde antes que graznen las aves.

La última frontera es nuestro corazón.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados