sábado, 8 de agosto de 2015

Permíteme

Permíteme

 
Permíteme, 
si eres luna soy sol
y el aroma está enamorado,
te deseo y mis manos
sorprenden a mis sentidos,
y en vez de quererte menos
te amo mucho más,
te miro y tu amor
decreta los ojos míos.

Permíteme,
mi atuendo está hecho jirones
pero no me detengas,
¡mira mis noches!
Sin conocer el camino
siempre te encuentran,
si reflejada en el mar
si rozando la oscuridad,
somos dos amores que un día fueron y volverán.

Permíteme,
si el aire tuviera tu nombre
la sangre sería un susurro,
pulso en flor como un secreto
desgajado en pudor,
me gustan las aves
que tienen de Dios su clave,
y el cielo abriendo nuestras almas juntas,
promesas nómades en venas azules.

Permíteme,
me gusta el color de tus pupilas,
es como de extrañas algas
por donde el amor se filtra,
y la blancura de tu piel en navíos
y tu pensamiento en libertad,
soy un hombre entero en el mundo
al escribir tu nombre de tinta,
los sueños de ayer te buscan, ¡ay amor!

Permíteme,
¿por qué estás tan lejos amor mío?

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados