jueves, 20 de agosto de 2015

Pedacito de mí

Pedacito de mí

 
Llevas un pedacito de mí en los ojos, 
tus días son de aire
para amarme alto y despacio,
algunos versos están cubiertos de plumas
cuando me piensas adolescente,
y te recuestas sobre la cama
y sientes la levedad de mis besos.

Llevas el abandono suave
del mundo de las cosas,
y un pedacito de mí a tu lado,
y en tu boca después de recorrerla con tus manos
sientes mis palabras,
y brotan las lágrimas
y me ves grávido lejos de mi timidez.

Llevas el color de tu llama descubriéndome
como quien aparta las hojas secas,
y un pedacito de mí
de mi primera vez desnudo,
y en tu piel el suspiro que me pide:
¡quédate después de hora!
De tibieza en tibieza el horizonte nos cruza y permanece.

Llevas un sueño que se asoma pronto
y un pedacito de mí,
y en tu regazo todo aquello que te hace poeta,
un mundo incompleto de intimidad,
una verdad hasta debajo de las piedras,
y en tu piel mi biografía literal,
el amor por goteo hasta ser instante puro.

Llevas punto por punto el encuentro,
y un pedacito de mí allí en tus rasgos,
y en tus letras para mirarnos llevas un espejo y una hoja en blanco,
un espejo para el infinito,
una hoja en blanco para el universo,
y mi amor que siempre es él,
no hay poema que no lo sea.

Llevas contigo a la mujer
porque la poesía,
y un pedacito de mí aún sin escribir.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados