sábado, 8 de agosto de 2015

¡Gracias poema!

¡Gracias poema!

 
Gracias por las letras 
que me dan el fuego,
por las venas cuyo incendio
es mi pecho amante,
gracias por la mano
que su mano pretende,
por su boca que se presume roja
cuando amanece,
ella es la mujer que amo,
nunca vi nada más parecido a un poema.

Gracias por esa sangre
que al escribir vierto soberana,
gracias por las mañanas blancas
que mueren de amor ante su piel,
por la infamia del suelo
cuando camina descalza,
por el tiempo que se esconde
para verla pasar,
ella es la mujer que me goza
y al amor mezcla,
es el aire que se encierra en un poema.

Gracias por el hombre
que se entrega,
por el alma que en los ojos tengo
cuando el sol me mira
y me desnudo en rimas,
cuando me besa la luna
apartando su nombre,
gracias por todos estos amores,
ella es el silencio
para mostrarse de mil maneras,
es el amor entre mis brazos y lo demás,
es un poema.

Gracias por el sueño bien
que la pintó primero,
por los versos libres y parleros,
por la dicha de escribirle
para siempre llevarla conmigo,
por no desandar lo caminado
sino afianzar el amor,
ella es como un arroyo viendo mis ojos
de suelto pensamiento,
es el amor que jamás fue recuerdo
y habita dentro de dos,
ella es el viento dando en vela,
ella es este poema.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados