miércoles, 19 de agosto de 2015

Ese poema

Ese poema

 
Ese poema dicho 
ya está aquí,
el de la mirada con exceso de calor,
y ese cielo que me aplasta
fácilmente cuando te nombro,
soy uno contigo
y en el pecho tengo un surco que se abre,
el poema es el camino.

A toda voz el eco aspira mi aire,
es la flor en el viejo umbral
encendida por tu amor,
y siento que tomas mi cabeza entre tus manos
como al abrigo de caídas,
sobre el corazón llevo tu cuerpo
y tus labios en los árboles fundiéndose,
todo es verso, formas y colores me rodean.

Antes de que fueras mía
mis ojos eran del mar,
mi boca se llenaba de palabras que no conocía
y yo me adentraba en deseos,
era tu pelo,
era tu rostro prendido a mi amor,
era la ocasión de escribir un poema vibrando en mí,
no me acostumbre a ti, me enamoré.

La intimidad viene
como tu vida,
verte es siempre la primera vez,
incluso si el sol fuese un lugar común,
yo me siento el horizonte ante tu espalda desnuda,
y en la penumbra me apretujas y me susurras:
¡yo te amo, yo te completo sin fin!
Mis días y mis noches son cada vez más profundos por ti.

Tu amor me lleva a estos bordes infinitos,
ni la lluvia se imagina cayendo sin tu piel.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados