lunes, 10 de agosto de 2015

Dos vidas

Dos vidas

 
Daría para ti 
en este momento
mi pluma y mi pincel,
mi pluma para que mis ojos
te miren el día entero mientras te escribo,
mi pincel para soñar que te contemplo,
entre el saber y la imaginación
se comporta un mismo placer,
sé que te amo,
imagino que te tengo.

Daría por ti
si me lo pidieras
mi orgullo y mi capricho,
mi orgullo para que mis manos
sean más humildes y no tomen nada por cierto,
mi capricho para alzar en diario brío al amor
y transformarme, para ser constante en tu vida,
entre formas y deseos hay una historia,
me importa el cómo te amo,
me desafío a amarte mejor.

Sería en tu vida
si tú quisieras,
un niño con un libro y un poema antiguo,
un niño para presentarme digno,
para mostrarte que mi amor también brilla en negra tinta,
un poema para mirar hacia atrás
y puedas descubrirme en tu memoria,
entre versos y rimas siempre hay
una edad creciente,
un fruto que se incorpora,
un estilo que te busca.

Querría si me dejaras
ser el mérito que obliga a mi mensaje,
es tanta mi desnudez
que hasta en el alma te comprendo,
yo quiero colmar tus méritos,
tu verdad en esta lírica,
yo quiero contigo dos vidas,
la de la gracia y descubrirnos,
la gracia de aceptar que más nada
necesito salvo a ti,
el descubrirnos prometiéndonos un día hermoso.

El amor es dejarse sorprender,
es un tesoro adentro y también afuera.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados