miércoles, 19 de agosto de 2015

Despertar

Despertar

 
Tengo una cuerda atada, 
un poema de amor que me cuida
de una vida cualquiera,
un alma que me transmite sueños
de caras como incrustadas,
tengo un despertar.

En los labios tengo preguntas
como restos de un naufragio,
un sol que la luna desnuda
como hacen los amantes desde lejos,
tengo un secreto para que me quede tu imagen,
tengo un despertar.

Tengo un camino abierto al pájaro
que presiente la tormenta,
y una hoja grande y verde que deambula
por la vejez de la sombra,
tengo un solo dibujo de una mujer y un hombre,
tengo un despertar.

Tengo una mirada que recurre
a tu conciencia,
y una palabra que hace silencio
por unos minutos para conmoverte,
tengo tabaco seco por tantos instantes de espera,
tengo un despertar.

Tengo letras que imaginan,
que emergen como sopladas por el viento,
tengo libros que no he leído
y grandes lluvias sobre mis ojos,
y un abanico cotidiano de promesas a repartir,
tengo un despertar.

Tengo cartas que no escribo,
que prolongo cuando veo en mis manos un solo gesto,
y una poesía que se atreve casi prohibiendo,
y un humo que siempre queda flotando cuando la luz se apaga,
tengo un cuerpo que tantea tu cuerpo como a los textos,
tengo un despertar.

Tengo mis ojos profundos y abiertos,
y un espacio para las diferentes formas del amor:
te escribo y me vuelvo emoción,
te pienso y me convierto disipando los temores,
estos versos surrealistas parecen atrapar nuestros nombres,
tengo un despertar.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados