miércoles, 5 de agosto de 2015

Cuando llueve

Cuando llueve

 
Despierto con ella, 
vibra mi alma a su contacto,
un fruto que se derrama fatal,
una ilusión inquieta,
el amor se contempla en los cristales.

De labios infinitos,
heridas de ríos claros y lentos,
silencio que cuenta corazones de uno en uno,
vago temblor,
este poema va mojando sus alas.

Sonar de venas en los cabellos,
collar de calles desnudas,
ruido de ramas equilibristas casi invisibles,
acaso encuentres una luz en la noche,
los ojos que te miran son su voz.

Cae la infancia como caen las lágrimas,
caen barcos de papel que el cielo escucha,
el agua es un derecho que se desprende,
la razón es un océano lleno,
no sé si hay redes pero el amor es mi deseo.

Espacio dador de infinito,
color de paisajes dormidos,
abrigo atado a la aventura sin fatiga,
el tiempo no es instinto es agonía,
llueve y en Tandil sólo pienso en ti.

Llegan de arriba los dedos del artista,
pintan y respiran, brillan,
desde la orilla se ven líneas de sueños y poesías
y sin límites el amor solicita,
amor te estoy llamando con el cuerpo, con la vida.

Escribo desatado sobre mi sed,
la noche suena suavemente a cada golpe,
pedazo a pedazo
tus miedos, tus palabras, tus manos, tu piel,
tu amor no me deja solo conmigo cuando llueve.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados