sábado, 8 de agosto de 2015

Crepúsculo

Crepúsculo

 
El crepúsculo suspira 
en mis maderas y mis piedras
para sentir tu amor,
siempre el mismo umbral,
yo levanto la mano hacia el sol
y siento tu mano.

Alquimia la de este amor
de verdor apretado
que estalla en poesía,
misterio de esta paciencia
que entrega paz a nuestro coraje,
amor completo que se cierra
sobre ti y sobre mí, muy cerca,
yo te amo con este gran amor
que me hizo y me hace.

Sabiéndonos enamorados
le damos forma al deseo,
antiguo lenguaje del corazón
que nuestros labios no han recorrido,
tierno y suave cada beso
de esta pronta marea del estío,
amor sincero y valiente,
amor que estaba dormido.

De gemas de fuego las palabras
de este juez que nos condena,
cuanto menos lo digo más te amo,
cuanto más profundo el sentir
mayor mi silencio,
soy un hombre que entiende
a un grano de arena como el cielo,
que abarca el infinito en un segundo,
me gusta contemplarte como al blanco de la luna.

El día resplandece por siempre
desde que te amo,
cada poema me recuerda
tu constancia de mujer:
¡despierta mi amor
despierta conmigo,
despierta y expone tu corazón al mío!

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados