miércoles, 5 de agosto de 2015

Amémonos

Amémonos

 
No te busqué, 
yo simplemente abandoné
todo y te encontré,
no fue con manos
y mi alma que te desnudé,
yo tan sólo regresé
al paisaje de ayer.

No te hablé,
las palabras alcanzaron el silencio
traído por el aire,
pude ser igual o diferente
pero no fingí,
yo distraje a la razón
con algunos pájaros.

No llegué,
siempre estuve sentado
frente a la ventana,
verte pasar era un ángel más en el cielo,
no fue a través de los
cristales que te sentí,
pienso en ti y en mí tú estás entera.

Nunca dije adiós,
si eres el destino de mis versos,
nunca mi amor fue río
que se ocultó corriendo,
siento en mi cuerpo el profundo significado del viento,
yo soy la gran oscilación
si te espero, si te voy a buscar.

Cuando escribo siento imaginando,
cuando encuentro las letras
soy como una terraza que mira,
un lector que me arrastra de maneras diferentes,
no fue desearte sino preferirte,
yo soy la lluvia que no es lluvia
sino un lento susurrar de ti.

Te amo,
la flor que tú eres yo amo,
la luna brilla toda en cada calle
como entreabierta,
el sol es como una feria hora tras hora,
y yo me permito amarte diciendo que el amor es un emisario,
poseo dos fechas: la de mi nacimiento, la de tu llegada.

Tengo sueños soterrados,
suaves, vastos
concientes de ti,
tengo dos manos que traigo en el corazón,
una, la ventana de mi cuarto tan real
por fuera como por dentro, otra,
cartas de amor que escribo sin darme cuenta.

Te amo como un niño adulto,
amémonos tranquilamente.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados