jueves, 20 de agosto de 2015

Y poesía

Y poesía

 
Leo tus palabras,
mi nombre sabe distinto en ti,
el fruto de tu amor es aprendiz
de esta sed que no se calma,
eternidad menuda de esta luz, de esta vida,
desde mi balcón veo los árboles,
parecen un hilo que crece y se eleva.

Yo sueño caminos,
el amor en mi corazón se agita,
nace y resucita,
agua viva y poesía,
¡ay amor que bajas a mi mundo desde lo alto!
Mientras las horas resbalan
y el tic tac tic tac de mi latido.

Mi pensamiento te pinta,
eres tú, mi niña tranquila,
eres tú, mi amor claro,
el deseo primero,
la mano que retengo en sueños,
el hondo cielo en el alma que es tuyo y nuevo,
morir de amor es ir cada cual a nuestro encuentro.

Y llegar a la casa tan querida de luna vertiendo,
y de su clara luz vestirnos,
y salir a caminar como amantes
sintiendo las caricias de su mano pura,
y ver el paisaje que se transfigura
del viento que lo aviva,
no siempre el amor es un verso que rima.

Soy un hombre que vigila no dejar de soñarte,
todo lo que sucede me enreda,
la rosa nueva
las estrellas
los pájaros en el umbral,
las sierras parecen jadeantes sin tu mirada,
hacia el amor yo encuentro la edad nuestra.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Tan cerca

Tan cerca

 
A nuestro alrededor
un mundo de lo prometido,
tan convencido estoy
de tu amor y el mío,
que hasta el silencio
me habla de lo que tú piensas.

¡Tan cerca estás que sólo tu cuerpo falta!
Mi beso al terminar siempre te pide otro beso,
¿no lo sientes?
Si parece temblor sin cesar,
todo en mí quiere ser tu piel
lo mismo que la luz necesita posarse.

Te respiro lento y claro,
te prolongo como una lluvia para dos voces,
y la quietud nos suelta para volver,
¡existimos desde antes!
¡Gracias a Dios no nos rendimos!
Somos esos en donde el amor ya sabe cómo nos gusta.

Los dos últimos
y también los primeros,
el amor en nosotros lo sabemos,
como cada ola de mar escoge su arena donde quebrar,
somos orillas sembradas de ventanas,
lindes del aliento despacio.

Exactos, donde caben todas las palabras sin motivos aparentes,
propios, aire fresco y cotidiano cada vez,
cuando hacemos el amor encarnamos
lo que hubiera sido y lo que es,
el amor en ti se ha reunido y en mí celebra,
somos un puente alcanzando el principio, aprendiéndonos.

Te prometo que cruzaremos muchos ríos antes de envejecer,
no hay precipicios cuando se ama.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Todo mi amor

Todo mi amor

 
Pensar en ti
es mi razón de amor,
mi querer indudable,
la vela que se llena de viento
a por las olas del mar,
es un ave por el aire
hacia un día que nunca acaba,
es un gozo en un espacio donde
el mundo se ensancha,
pensar en ti es nunca despertar igual.

Pensar en ti
es la costumbre fácil de cada día,
es sentir que lo imprevisto se quita
y simplemente caminamos juntos y de la mano,
es atravesar la vida tropezando siempre
o con el cielo o con un papel,
es la fuerza del puro sentir
que sólo puede verte,
es la vida en mí
y tu huella que me sigue.

Pensar en ti
es deshacerme en un abrazo sin apartarte,
es una cicatriz en el alma por el alma,
es de cara hacia el dónde y
estrenar nuestros nombres,
es abrir una grieta en los labios y durar,
que pensar es decirlo todo suavemente,
es entrega,
es aceptar el amor y estar en él
como una flor en su propia flor.

Pensar en ti
es buscar tu sueño,
es pensarte conmigo extensamente,
es el sol sobre tus hombros
y mi mano en tu cintura,
es la luna en tu cabello
y mi boca caprichosa,
es modelarte sin que tú hagas nada,
tocarte y sentir que me llamas,
es todo mi amor donde estás.

Pensar en ti es verte pasar,
yo siento tu voz con mis ojos.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Pedacito de mí

Pedacito de mí

 
Llevas un pedacito de mí en los ojos, 
tus días son de aire
para amarme alto y despacio,
algunos versos están cubiertos de plumas
cuando me piensas adolescente,
y te recuestas sobre la cama
y sientes la levedad de mis besos.

Llevas el abandono suave
del mundo de las cosas,
y un pedacito de mí a tu lado,
y en tu boca después de recorrerla con tus manos
sientes mis palabras,
y brotan las lágrimas
y me ves grávido lejos de mi timidez.

Llevas el color de tu llama descubriéndome
como quien aparta las hojas secas,
y un pedacito de mí
de mi primera vez desnudo,
y en tu piel el suspiro que me pide:
¡quédate después de hora!
De tibieza en tibieza el horizonte nos cruza y permanece.

Llevas un sueño que se asoma pronto
y un pedacito de mí,
y en tu regazo todo aquello que te hace poeta,
un mundo incompleto de intimidad,
una verdad hasta debajo de las piedras,
y en tu piel mi biografía literal,
el amor por goteo hasta ser instante puro.

Llevas punto por punto el encuentro,
y un pedacito de mí allí en tus rasgos,
y en tus letras para mirarnos llevas un espejo y una hoja en blanco,
un espejo para el infinito,
una hoja en blanco para el universo,
y mi amor que siempre es él,
no hay poema que no lo sea.

Llevas contigo a la mujer
porque la poesía,
y un pedacito de mí aún sin escribir.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

miércoles, 19 de agosto de 2015

Compañera mía

Compañera mía

 
Que estás y que me apoyas, 
que tienes el alma clara y abierta,
que sin guarda conduces tu caudal de amor
como el primer viento a las olas del mar,
compañera mía,
mi cabeza inclinada en tu pecho
es una idea completa.

Toda vez que yo alzo los ojos
tú tienes esa palabra,
ese azar entre millones como una llovizna,
días que se piensan en versos,
lágrimas tendidas a la confidencia,
compañera mía,
eres el aire libre que me desborda.

Mi amor, mi paisaje,
me dirijo a ti para que entiendas que eres mi fuerza,
mi pan sobre la mesa
mi noche que por nada puedo permutar,
todo está pasando porque te amo,
compañera mía,
te prefiero hasta hacernos arena en una playa virgen.

La pupila de la ventana se abre y te siento,
mi mirada no se aparta de ti,
escuchar tu voz es como reciclar:
los murmullos del rio, su frescura,
la cuna del invierno agitándose en estrellas,
compañera mía,
mi corazón te espera también.

Incluso si una brisa suave se vuelve tempestad,
si en los extremos estás y por ellos te busco,
en el rostro yo siento
que tú eres la única en el mundo que sabe,
la de inmenso compromiso,
compañera mía,
yo silencioso pero grito y tú, mi poeta.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Llegas azul

Llegas azul

 
Tus ojos reafirman mi vida.

¿Lo oyes?
Es el amor que forjamos,
este tiempo que nos pide,
este borde que se tiende en nuestras manos,
¿lo oyes?
Es lo que los dos buscamos,
una fecha donde abrazar
al fin nuestros sueños.

¿Los pájaros?
Ellos siguen inmensos
como nuestra esencia sin fin,
los peldaños son de a uno y un día una escalera,
nos bastan los pies en el suelo para mirarnos de frente,
¿los pájaros?
Mis ojos los ven en el árbol mientras tus ojos
dan vueltas por el aire.

Mi nombre te permite,
mi alma ya tiene tu mirada,
tus labios en el espejo germinan y
la lluvia callada es una forma que me gusta mirar,
es tu libertad
es la llave,
es comprobar que la naturaleza también contempla
y dentro mío una correntada.

Ahora lo sé,
eres una nena de dieciseis envolviendo
mis anónimos recuerdos,
mi sonrisa brota cuando te escucho
y tengo que decirte que TE AMO,
que el invierno pregunta por ti repitiendo
una y otra vez:
el amor es el infinito puesto al alcance.

Y por si acaso lo preguntas,
tus ojos insisten y tú lo sabes,
llegas azul
y esta página en blanco se cierra.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Colores de invierno

Colores de invierno

 
Estoy escribiendo 
y hay colores de invierno,
ya es costumbre el saludo
de los pájaros a toda hora,
el amamanto de las calles justificándose,
el paisaje para recordarme que te pienso,
mujer que me divides en círculos
soy el hombre de tus vertientes.

El tiempo es bueno para abrir las palabras,
mientras escribo me lleno de rumbos,
las caricias son un murmullo
las promesas ocupan su lento territorio,
la memoria no me pertenece sino al amor,
escribo para ser tuyo,
los versos incluso mis dedos
son un continuo desborde.

Me miro plural en los espejos,
un pedazo de luna siempre me acompaña,
es un mundo completo
este que punto por punto te invita,
lo primero que quiero es que suenes
escandalosamente feliz,
yo te amo desde encima de la vida, desde el futuro,
yo tenía razón, siempre fuiste tú.

Por ir y venir te doy las gracias,
merecerte me hace viajar,
para volar no necesito alas
tú eres el vuelo,
mi tinta, mi papel, mi río que crece,
en realidad desde aquel día estamos frente a frente,
cuando hacemos el amor
en nosotros se reune la perfección.

Los colores de invierno me preguntan
si te amo como te escribo: más, mucho más
y de igual manera.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Ese poema

Ese poema

 
Ese poema dicho 
ya está aquí,
el de la mirada con exceso de calor,
y ese cielo que me aplasta
fácilmente cuando te nombro,
soy uno contigo
y en el pecho tengo un surco que se abre,
el poema es el camino.

A toda voz el eco aspira mi aire,
es la flor en el viejo umbral
encendida por tu amor,
y siento que tomas mi cabeza entre tus manos
como al abrigo de caídas,
sobre el corazón llevo tu cuerpo
y tus labios en los árboles fundiéndose,
todo es verso, formas y colores me rodean.

Antes de que fueras mía
mis ojos eran del mar,
mi boca se llenaba de palabras que no conocía
y yo me adentraba en deseos,
era tu pelo,
era tu rostro prendido a mi amor,
era la ocasión de escribir un poema vibrando en mí,
no me acostumbre a ti, me enamoré.

La intimidad viene
como tu vida,
verte es siempre la primera vez,
incluso si el sol fuese un lugar común,
yo me siento el horizonte ante tu espalda desnuda,
y en la penumbra me apretujas y me susurras:
¡yo te amo, yo te completo sin fin!
Mis días y mis noches son cada vez más profundos por ti.

Tu amor me lleva a estos bordes infinitos,
ni la lluvia se imagina cayendo sin tu piel.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Eres

Eres

 
Hay palabras que 
me dejan desnudo,
como los ojos que en la mañana
permanecen fijos en la pared,
alguien hace correr el agua,
quizá el vecino que no está
del todo consciente de mis sueños,
al cabo no importa,
soy coincidente con el espacio que te despierta,
me fue otorgado el don de alcanzarte.

Tras la frontera de mis manos te toco,
tengo una mirada que se estira,
me acompaña un café mientras tecleo las letras
y siento que no escribo nada más que para ti,
te imagino en mis calles
en mis escaleras,
en estos pasillos con el tiempo justo
para cruzarte,
te sorprendería el saber
que hace mucho que te espero.

En todos estos años hubo signos, señales,
hubo incluso puertas
que desaparecieron en un breve instante,
fuiste tan pequeña a veces
que tu ligereza dejó a su paso
algunas plumas sobre mis raíces,
semillas que no supe ver,
hoy eres verdadera, sucedes,
en las palabras te veo,
y a través de ellas te miro nítida y pura.

En relación a ti soy
alguien que no pudo olvidarte,
como una ropa demasiado apretada
a la que no puedo ser indiferente,
las frases
los verbos me transforman,
ojalá que mi vida siempre sea esto: amarte,
las ventanas de mi casa son accesibles
a todos tus pensamientos,
estoy vencido de tu amor.

Contigo no estoy a punto de ser feliz,
soy feliz,
tú y yo somos la suma de un futuro
que ya hemos vivido.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Todo eso

Todo eso

 
Pienso en las ventanas 
bañadas por el sol,
en ese pájaro que escapa o persigue,
en las flores que duermen naturalmente,
y en el amor que siempre vuelve
empeñado en guardar el equilibrio,
¿cómo dejarme devorar por todo eso?

Pienso en el lecho enternecido,
en amarte porque necesito hacerlo y nada más,
en el café diletante
y en la experiencia de la brisa
como una ilusión posible,
pienso en las estrellas demasiado buenas para ser verdaderas,
¿cómo dejarme devorar por todo eso?

Pienso en lo pequeño
aunque ignore su verdadero nombre,
en caminar en puntas con la seguridad del seno materno,
en el cielo hecho realidad sin tranquilizantes,
en la distancia que siempre vuela si tú estás mirándome,
pienso que llamarte en una noche clara me acerca más a ti,
¿cómo dejarme devorar por todo eso?

Pienso que tú eres bonita,
que la luna es mística,
que comprendo más tus misterios que la lluvia,
cuando el amor es una respiración es vértigo,
cuando el viento cierra los ojos es tiempo,
que los amantes del último minuto son los que entregan el corazón,
¿cómo dejarme devorar por todo eso?

Todo eso
es como los pasajeros de un mismo tren,
como atravesar el eco dos veces,
el amor es saltar por una escalera al fin
y que todos sepan que eres tú.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Llegada

Llegada

 
El amor es igual 
que la llegada,
un pétalo de un solo color
mientras el húmedo mundo se borra,
un viento dentro del viento
y la misma palabra que se repite,
un día calmo
y en la hondonada remolinos.

El cielo planea despacio cuando te pienso,
y el amor es una lanza apuntando convirtiéndose en río,
y bajan los versos contra los opuestos
adaptándose al espacio,
no se puede reducir la vida cuando
el alma es la que siente,
el amor reside en las palmas,
llega siempre antes que nosotros.

Los años después de los años
todavía nos observan,
no sé si el viaje ha sido largo
pero somos amantes desde otras vidas,
cuando de repente nos tocó la hora
y los ojos se volvieron urgentes,
línea que va de tus labios a los míos
y lleva consigo nuestros sueños.

El amor no tiene precio y si lo tiene
no es el amor que escribo,
me gusta entrar a mi casa
y sentir que compartimos
y que todo sea novedad,
hasta el racimo de aromas del pasado,
la primera mujer que recorrió mi cuerpo fue silvestre como el aire,
que tú seas la última cada día y al día siguiente.

Porque estamos aquí
la llegada es fuego,
desearte es una forma temprana
de comprender que te amo.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

El punto de mi amor

El punto de mi amor

 
El punto del amor 
jamás se equivoca,
acontece,
es una historia que se cuenta sola
licenciosa y siempre joven,
lámpara que oscila cual péndulo
entonces adentro y afuera,
hasta que se sale con la suya
y gira tan alto como los pájaros
en los cielos del sueño.

Las palabras espejan
un amor que sabe,
es como la calle principal
de un pequeño pueblo,
será que tú y yo somos
los únicos que respiramos,
los que están listos para plantar en hilera:
libros que se han detenido,
flores de un mismo color,
deseos que están enmarcados por vidas que llegan a casa.

Hasta parece que estoy sosteniendo
un manojo de luz,
un vientre de luz,
un lugar para comenzar,
propósito solo e inocente
para comprendernos quizá mejor,
eterno misterio el de estos remos
que avanzan lento entre el hombre y la mujer,
entre tú y yo,
amor que mira al sol y se pone en el mar.

Uno a la vez
el amor y el mundo
han abierto mi pecho,
el amor dejando un suspiro en mis ojos,
el mundo para reconocerte
en el rostro de mi alma,
el punto de mi amor tú lo sabes,
es la ocasión que te espera,
es la promesa más que segura
con sólo haber tenido un beso.

Hace mucho que te debo palabras de amor:
YO TE AMO.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Razones

Razones

 
Cuando te amo 
me tambaleo por un momento,
y soy como una foto
que más tarde comienza a clarear,
ya tengo el pelo blanco pero aún siento
que tomar tu mano es mi fuerza,
tu más suave caricia me completa,
hay días en que me despojo
y tu amor me hace mejor.

Cuando te amo
mi identidad se fija,
y una voz femenina conduce el
hilo de mi pensamiento,
y cruzo los campos en busca
del escondido arroyo: tengo que descansar,
y ahí estás, abierta a nosotros,
como si toda nuestra vida
hubiera sido un viaje en círculos.

Cuando te amo,
porque sabes que siempre te he amado,
me siento un niño que escribe en una pizarra,
y una tiza blanca dibuja alas en todas las puertas
y el amor no se limita,
y la mano es insaciable de palabras,
y mis ojos alumbran hasta el final de las cosas y más allá,
a veces siento que es tanto lo que
sueño contigo que pierdo la realidad.

Cuando te amo
mi luna está llena de contradicciones,
la pasión así lo demanda,
principio de hojas arremolinadas,
circunstancias que favorecen
el nacimiento de la luz,
amarte es como dos árboles
junto a una pared en ruinas,
el amor es ruido de agua indefinida.

Cuando te amo me deslizo entre ramajes
para envolver mi cuerpo,
y las arrugas que marcan en mi rostro
todos los pájaros del cielo.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Urgencia de ti

Urgencia de ti

 
No desvistas mi amor, 
mírame como a los versos,
como a la luna en todas sus piezas
y las piedras que se pisan al atardecer,
las nubes que encantan al horizonte
suelen dejar al mar imperturbable,
la repentina tormenta de nuestro encuentro
es hierba y río corriendo.

No describas mi amor,
aún se está construyendo,
viene desde siempre,
es el futuro en este presente
y es tan lógico como decir nosotros,
un grito que por la alfombra se extiende
cuando camino descalzo,
para decirte tu boca es mía, sólo mía.

No conozcas mi amor
sin asumir las consecuencias,
todas las cosas que me encantan
viajan por el universo: los ojos abiertos,
la gente pareja,
las cartas más preciadas,
los secretos que permanecen en la carne,
el amor incluso el aire es transparente.

Si no lo notaste hoy
no esperes mi amor,
no se consigue el sentimiento,
en el hondo corazón una mariposa es tempestad,
siempre en la última habitación
las noches son más largas,
el amor se asoma, por más que caigan a la intemperie
los cuerpos de sí mismos.

No pongas tu cabeza
en orden para mi amor,
prefiero llenar los cajones con cualquier cosa
y después sorprenderme,
la noche se contempla mejor cuando se olvida,
la lluvia es mullida cuando insiste,
a mí me gusta decir las cosas tal como son,
yo enarbolo la bandera de este amor, estoy inmerso en tus raíces.

Hay un lugar donde se confirma
el valor de mi amor,
es en Tandil,
aquí hay urgencia de ti,
de que me completes.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

La palabra

La palabra

 
Tengo una claridad que me desnuda 
y parezco estar al borde de lo que callo,
voltear la cara contra la pared
no es un camino,
abro los labios para ver tu rostro
y me queda tan sólo la palabra.

Así te veo
así te encuentro,
así te reconozco,
perfumada de sol y frescor
de pasos infinitos,
y los estorninos se inclinan.

¡Quédense aquí!
¡Háganse el uno con el otro
y dejen que el día se vuelva noche!
No vacilen, sean libres,
que las grietas no estén
que nada empañe - así habló el amor.

Veo los dados del tiempo rodar,
y el deseo de amarte es casi un hábito,
nunca es triste el buscarte con las manos,
todos los días mi cuerpo
es tu piel blanca capaz de soñar y despertar,
¡estás tan cerca que la vista de mi amor es el alba!

Aquí te comprendo,
donde tienes más lugar,
aquí descifro las cosas por entero
y entonces descubro que la razón es infinita,
que las alas son el cielo y el infierno de la vida que te escribo,
eres como las olas que se pierden en las olas del mismo mar.

Mi palabra es todo y nada,
como Sísifo cuya piedra rueda una y otra vez,
un pintor minucioso que espera viajar,
una silla en la terraza aguardando por Dios,
el amor une mis líneas cual pensamiento,
es una misma cicatriz por donde vagan todos mis sentidos.

Que te amo no es ninguna novedad,
si anda mi voz en vértigo voraz
a por tu sombra por calles interminables.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Sin remedio

Sin remedio

 
Columnas de vocablos, 
rocío a manos llenas
como una constelación,
dime amor,
mientras el fuego gira lentamente
en esta tarde fría,
y la lejanía se desata
y a los paisajes mutila,
¿por qué somos un par de párpados,
uno allá y otro acá?

No me gusta tallar besos,
es como un espacio al menos
y yo elijo sentir la libertad,
esa verdad final sin ruido
que no es viento y tampoco deseo,
estoy detenido no sé dónde, ingobernable,
mis raíces, mi sentencia,
estoy en un largo insomnio cotidiano cosiendo versos,
¿por qué somos cual finas transparencias
en este tiempo?

El amor en mí no tiene remedio,
es como un cielo continuo
que me arranca lágrimas
antes de poder llorar,
tu cuerpo y mi cuerpo mezclados,
te amé entonces
te amo hoy,
eres como el alma
de una enredadera en mi balcón,
a veces te veo como la primera vez.

Y por si acaso te preguntas
qué puede delatarnos, te diré:
la lluvia de abril,
algunas hojas verdes en septiembre,
la corteza del tronco que no puede
quitarse nuestras iniciales,
el borde del camino que nos empuja,
la mar en estos valles,
cuando se derrumbe la mudez sólo quedaremos tú y yo,
porque somos desde antes que graznen las aves.

La última frontera es nuestro corazón.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Muchacha

Muchacha

 
Por amar 
transfiguro a veces la poesía,
reduzco la vida a una maleta
y lucho entre heridas y golpes,
y me quedo absorto ante esas
dos sillas de madera
que se miran de frente,
no se tocan y sin embargo
inevitablemente se necesitan.

Por amar
suelo en la estación esperar
un tren que siempre llega con retraso,
un gemido que juega en un laberinto de imágenes sueltas,
un abrigo colgado y en sus bolsillos cartas de papel,
y pienso en esos árboles de porcelana
que a veces son los sueños,
amantes de agua con decisión de hilar
su brillo sin cansancio.

Por amar
decido con quien hablar defendiendo mis ojos,
entonces todo pasa:
el gesto que dejo ir entre estas líneas,
la dicha de recordarte,
los movimientos reales del silencio
sin más finalidad que provocar mis palabras,
y siento que mi inspiración es intervención del amor,
algo así como una balsa inevitable en mi memoria.

Por amar
nunca termino de llegar,
¡ay si vieras el rostro de mi alma!
Estoy pintado de colores inexistentes,
me desnudo y me dispongo
a vencer la realidad,
¿qué saben los escritores que no se atreven con su pluma?
Si mi trazo es de ternura,
si tu tintero es el mío.

Por amarte
estoy de pie muchacha,
¡ay estas voces mías que se cuelan entrecomilladas!

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Despertar

Despertar

 
Tengo una cuerda atada, 
un poema de amor que me cuida
de una vida cualquiera,
un alma que me transmite sueños
de caras como incrustadas,
tengo un despertar.

En los labios tengo preguntas
como restos de un naufragio,
un sol que la luna desnuda
como hacen los amantes desde lejos,
tengo un secreto para que me quede tu imagen,
tengo un despertar.

Tengo un camino abierto al pájaro
que presiente la tormenta,
y una hoja grande y verde que deambula
por la vejez de la sombra,
tengo un solo dibujo de una mujer y un hombre,
tengo un despertar.

Tengo una mirada que recurre
a tu conciencia,
y una palabra que hace silencio
por unos minutos para conmoverte,
tengo tabaco seco por tantos instantes de espera,
tengo un despertar.

Tengo letras que imaginan,
que emergen como sopladas por el viento,
tengo libros que no he leído
y grandes lluvias sobre mis ojos,
y un abanico cotidiano de promesas a repartir,
tengo un despertar.

Tengo cartas que no escribo,
que prolongo cuando veo en mis manos un solo gesto,
y una poesía que se atreve casi prohibiendo,
y un humo que siempre queda flotando cuando la luz se apaga,
tengo un cuerpo que tantea tu cuerpo como a los textos,
tengo un despertar.

Tengo mis ojos profundos y abiertos,
y un espacio para las diferentes formas del amor:
te escribo y me vuelvo emoción,
te pienso y me convierto disipando los temores,
estos versos surrealistas parecen atrapar nuestros nombres,
tengo un despertar.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

El que escribe

El que escribe

 
Quien escribe lo hace 
a esa fuente que no cesa,
a esos ojos a los que todos los días
acaricia el viento,
a ese tiempo fresco
mientras un niño pasa jugando,
el que escribe es cántaro igual a ti.

La lámpara del cuarto está encendida,
ahí la poesía,
es como un cuerpo en voz baja
que de pronto se viene tacto,
palabras que saben a manos y dispersas,
orillas que creen en sí mismas sin vacilación,
como deshojando secretos,
el amor para él es un diálogo en un columpio.

Cuando el agua es de cielo
los versos abrazan,
y entonces hablan las enredaderas
que antes miraban,
y la voz indecisa se arrima como resucitando:
¡qué lindo cuando pueda cobijarme en tus brazos!
¡Qué bello cuando el silencio se endulce de ojos!
¡Qué encanto cuando cara a cara nos digamos TE AMO!

El que escribe cuando escribe
piensa en nosotros,
pedazos de hojas acosadas por el fuego,
es idéntico a una gran marea
con aroma a leyenda,
es de nombres que quedan,
pisadas que resuenan,
poema que nos mira desde una realidad:
cuando llegues me traerás tu esbeltez,
tu delirio de hierba,
tu íntima flor,
tu amor carnal y mariposa.

Quien escribe
y tu imagen que desciende,
el hombre que soy
es entre tus voces y tus gestos.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

lunes, 10 de agosto de 2015

Destino

Destino

 
Hasta que el amor brotó 
lo sentí una flor en tallo,
poeta y poema
en una sola verdad,
como si un verso
desde adentro impulsara,
hasta que un día
el vacío y la respiración fueron uno.

Primero fue el hombre
que nada sabía,
más tarde la mujer
cual cresta de luna,
y el hombre se hizo poeta
cerrando la boca y sientiendo más,
y la mujer echando raíces toda alma,
fue su musa.

Y el destino nos ató
en un mismo dominio,
y el amor nos rescató atravesándonos,
con las manos supimos tallar la luz,
con la voz nos acercamos al horizonte,
mujer y hombre en un gran valle,
tú, parte de mi vida,
yo, árbol entre las piedras.

Nunca le pedí a la razón grandes puertas,
tampoco una rama desde donde temblar,
lo mío fue simple:
dame un sueño lejos de las miserias,
y embriones de belleza,
dame miradas que recorren,
y sentimientos que se adhieren,
dame donde ser nuevamente
y escalones.

Creo en el amor,
en ese viento que comienza a soplar,
en esperarte casi sin respirar,
mis hojas blancas,
mi verde más intenso,
mi tiempo donde no existe el tiempo,
así el amor que siento por ti, no temas.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Dos vidas

Dos vidas

 
Daría para ti 
en este momento
mi pluma y mi pincel,
mi pluma para que mis ojos
te miren el día entero mientras te escribo,
mi pincel para soñar que te contemplo,
entre el saber y la imaginación
se comporta un mismo placer,
sé que te amo,
imagino que te tengo.

Daría por ti
si me lo pidieras
mi orgullo y mi capricho,
mi orgullo para que mis manos
sean más humildes y no tomen nada por cierto,
mi capricho para alzar en diario brío al amor
y transformarme, para ser constante en tu vida,
entre formas y deseos hay una historia,
me importa el cómo te amo,
me desafío a amarte mejor.

Sería en tu vida
si tú quisieras,
un niño con un libro y un poema antiguo,
un niño para presentarme digno,
para mostrarte que mi amor también brilla en negra tinta,
un poema para mirar hacia atrás
y puedas descubrirme en tu memoria,
entre versos y rimas siempre hay
una edad creciente,
un fruto que se incorpora,
un estilo que te busca.

Querría si me dejaras
ser el mérito que obliga a mi mensaje,
es tanta mi desnudez
que hasta en el alma te comprendo,
yo quiero colmar tus méritos,
tu verdad en esta lírica,
yo quiero contigo dos vidas,
la de la gracia y descubrirnos,
la gracia de aceptar que más nada
necesito salvo a ti,
el descubrirnos prometiéndonos un día hermoso.

El amor es dejarse sorprender,
es un tesoro adentro y también afuera.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Y si

Y si

 
Y si al levantar tu cabeza 
ves mis ojos,
trepa al cielo,
no caerás te lo aseguro,
tus horas serán vivientes flores
de trazos vivos,
semejante a una pluma será tu hermosura,
y si en mis ojos te reconoces,
agradece por el hecho creado.

Y si los obstáculos son naturales
para que todo comience por el instinto,
cree en el destino
y en las calles
y en el palpitar de las esquinas,
el arte es la más bella excusa
entre dos sitios enraizados,
hojas que son aire que estremece,
línea imaginaria siempre.

Y si una vena diferente es el silencio,
y mi voz sabe a etiqueta de verbo nuevo,
a ese lugar íntimo dale tu acento
tu poesía horizontal y sigilosa,
porque es tiempo y el tiempo
jamás se equivoca,
porque el vuelo es mayor
cuando dos cuerpos desnudos,
porque entre tú y yo hay un grito
comprometido en aprehendernos.

Y si a veces soy otro
que parece venir de adentro,
que tus caricias me recuerden
como una tonada de lluvia,
que tu sol respire mis cicatrices,
que tu luna tenga ganas de deletrearme,
confieso que mi corazón
es la historia de tu colage.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Entre versos

Entre versos

 
No necesito un
requisito previo para amarte,
me basta con mirarte,
disputarle tu voz a los pájaros,
pensarte fanáticamente con los labios
y contemplarte dentro
de ese amor.

No necesito darte ejemplos,
el viento sobre el mar
es también el silencio,
¡dame tu mano ahora
que ya sabes que te quiero!
Nuestro amor se parece a ratos
a un río que viene a vencernos.

No necesito decirte que me quedo,
aquí, allá, son sólo palabras
y a mí no me gustan los paisajes rápidos,
yo prefiero ese amor que es mucho antes que la boca,
manos que provocan,
miradas que se vuelven pactos,
horas y horas y prórrogas, para luego ser abismo.

No necesito amarte con valor,
la luna y el sol aman sin pretextos,
desnudar mi cuerpo y mi alma
es decirte: aquí estoy,
mi mundo existe porque tú existes,
te lo repito, por amarte soy la circunstancia
y el tiempo en carne viva, y no es metáfora.

No necesito asumir que te amo,
si de todo tiemblo,
tu mirada siempre es una ocasión que me despoja,
te descubro sin hacer más.

Tengo mi alma entre versos
como un eco irremediable.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Te llamas Todavía

Te llamas Todavía

 
Yo persigo una forma, 
una sonrisa como una flor
hecha de noche,
yo soy tímido
ya lo sabes y a veces lloro,
el amor es esa continua ternura
que abrazan mis sueños,
el amor es ese estuche de pasión
síntesis de la eternidad.

Mi sed de amor no tiene fin,
a diario me conmuevo
con la esencia sutil de tu acento,
estás hecha de mis días
con una pluma y un verso,
me parezco mucho a ti:
nos gusta el camino de la luna y más allá,
nos miramos con azul de inmensidad,
nuestros labios son los únicos labios a besar.

Yo soy aquel que viste de ensueños,
el que se lanza en ristre
con todo el corazón,
a mí me gusta el amor
noble y peregrino,
el que huele a heroicidad,
el que vive hambriento de vida
y es piadoso cual Quijote,
mi amor entero arde y cruza el amor para adorarte.

La luz de esta mañana me dijo:
no tengas miedo de tu boca,
dile que en el alma están sus hojas,
que la miras desnuda y no puedes evitarlo,
que antaño fue blanca y ahora es tu aroma mejor,
el amor es tan bello y dulce cuando llega,
¡me siento con ramas nuevas!
Desde mi balcón un laberinto de callejas
y rojos todos los rosales: quiero verte.

Tú eres mi musa más preciada,
te llamas Todavía.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Para verte

Para verte

 
Para verte surgir 
miro la penumbra,
la lluvia titubea
y el cielo enrojece,
¡qué extraño es el árbol
cuando uno está solo!
Parece borrarse todo
mientras hondamente te respiro.

De ojos grandes y humedecidos
me acerco a las ventanas,
como una fuente susurrante
de tiempo nuevo,
¿lo sientes tú también?
Para verte
la memoria de mi amor
te busca en rostros conocidos.

Entre los muros donde estoy
me siento algo más y algo menos,
soy como una voz de junco al viento,
sueño y poesía de cada verso
que tiende a ser fruto,
para verte
tanto la noche como el día
son un río solo donde confluimos.

Así lleno hora tras hora
para sentirme a tu lado,
en ocasiones, la hoja en blanco y pensativa
parece impulsada por un instinto
ajeno a mis manos,
para verte
aprendo a sentir el calor de tus labios,
con la primera sonrisa imagino tu ansioso corazón.

Cuando se ciega el atardecer
siento que tu amor me encuentra,
que me concedes más que una mirada
que te quedas,
para verme
no necesitas montañas,
tú llenas todas mis fuerzas
con una pasión devoradora.

Para verte veo palidecer el oro
y despertarse la luna.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Carta de amor

Carta de amor

 
A veces abro las ventanas 
para que el viento te traiga
hasta aquí sin despertarte,
nada comparable
a tus manos que imagino,
pensarte es hacer que mi cuerpo
se llene de ti por días y días.

Vivo solo en los altos,
ya lo sabes,
a veces un largo mensaje
parecen mis sierras
y siento tus palabras,
tan conmovedoramente tiernas
que sólo podría contestarlas
con un beso prolongado,
a veces, hoy, extraño que no estés conmigo,
de que no puedas estar conmigo, siempre.

Entiendo que no puede ni debe
haber cuentas en el amor,
pero quiero expresarte que tú
enriqueces mi vida,
vivir en tu corazón,
sentirte en toda mi piel
no hay verso que pueda transmitirlo,
si un mundo nuevo nace cuando dos se encuentran,
tú y yo somos el amor, la paz y la sabiduría.

Te amo más que a nadie
y cuando te nombro, te confieso,
a veces lo hago fuera de tono,
tú sabes que hay muchas cosas que nos debemos
y que un día haremos juntos,
mientras llegas me consuelo
conjugando el verbo amar.

Te escribo besos
con la esperanza que lleguen a destino,
como te darás cuenta,
toda esta reflexión poética
está directamente ligada a ti,
está incluída mi existencia ahora
y de aquí en más,
mi destino reposa contigo.

Tú eres mi enteramente tú.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

sábado, 8 de agosto de 2015

Permíteme

Permíteme

 
Permíteme, 
si eres luna soy sol
y el aroma está enamorado,
te deseo y mis manos
sorprenden a mis sentidos,
y en vez de quererte menos
te amo mucho más,
te miro y tu amor
decreta los ojos míos.

Permíteme,
mi atuendo está hecho jirones
pero no me detengas,
¡mira mis noches!
Sin conocer el camino
siempre te encuentran,
si reflejada en el mar
si rozando la oscuridad,
somos dos amores que un día fueron y volverán.

Permíteme,
si el aire tuviera tu nombre
la sangre sería un susurro,
pulso en flor como un secreto
desgajado en pudor,
me gustan las aves
que tienen de Dios su clave,
y el cielo abriendo nuestras almas juntas,
promesas nómades en venas azules.

Permíteme,
me gusta el color de tus pupilas,
es como de extrañas algas
por donde el amor se filtra,
y la blancura de tu piel en navíos
y tu pensamiento en libertad,
soy un hombre entero en el mundo
al escribir tu nombre de tinta,
los sueños de ayer te buscan, ¡ay amor!

Permíteme,
¿por qué estás tan lejos amor mío?

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Romance a tu amor

Romance a tu amor

 
El amor llega y yo lo miro, 
mis ojos lo están mirando,
mi aire conmovido,
mi corazón virgen y blanco,
llega con sus cabellos
llega apasionado.

Su piel acaricia los cristales,
su silencio de luna nunca duerme,
como rumor de mar
llega como viento verde,
el amor entra a mi casa que es su casa,
amor de sueños de agua y ramas.

¿Quién vendrá?
Le pregunto a la hierba,
¿quién será la última y el
mejor de los caminos?
Amor con aire de batallas gimiendo auroras,
llegas como viniendo a buscar y nada más te importa.

El amor llega y me recuerda,
sabe de inmensas noches y de esquinas,
me cuenta de aquella vez de juncos a la orilla
de láminas de flores, de amores confusos,
amor que sabes del mundo entre dos latidos iguales,
llegas caminante y contigo un lucero.

El día se viene despacio
y en mis labios tus labios,
tus brazos saben a torres perseguidas por mis manos,
¡deja que la medianoche nos encuentre!
¡Permite que nuestros nombres vayan al sur y al norte y otra vez!
Llegas no sé de dónde pero yo me desnudo iluminado.

El amor llega y yo lo siento,
soy como un tronco tendido,
las nubes giran en el cielo,
las heridas cicatrizadas y entonces las palabras,
amor en llamas y de sueños concretos,
llegas saliendo al encuentro de mi voz: yo te amo.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

¡Gracias poema!

¡Gracias poema!

 
Gracias por las letras 
que me dan el fuego,
por las venas cuyo incendio
es mi pecho amante,
gracias por la mano
que su mano pretende,
por su boca que se presume roja
cuando amanece,
ella es la mujer que amo,
nunca vi nada más parecido a un poema.

Gracias por esa sangre
que al escribir vierto soberana,
gracias por las mañanas blancas
que mueren de amor ante su piel,
por la infamia del suelo
cuando camina descalza,
por el tiempo que se esconde
para verla pasar,
ella es la mujer que me goza
y al amor mezcla,
es el aire que se encierra en un poema.

Gracias por el hombre
que se entrega,
por el alma que en los ojos tengo
cuando el sol me mira
y me desnudo en rimas,
cuando me besa la luna
apartando su nombre,
gracias por todos estos amores,
ella es el silencio
para mostrarse de mil maneras,
es el amor entre mis brazos y lo demás,
es un poema.

Gracias por el sueño bien
que la pintó primero,
por los versos libres y parleros,
por la dicha de escribirle
para siempre llevarla conmigo,
por no desandar lo caminado
sino afianzar el amor,
ella es como un arroyo viendo mis ojos
de suelto pensamiento,
es el amor que jamás fue recuerdo
y habita dentro de dos,
ella es el viento dando en vela,
ella es este poema.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Crepúsculo

Crepúsculo

 
El crepúsculo suspira 
en mis maderas y mis piedras
para sentir tu amor,
siempre el mismo umbral,
yo levanto la mano hacia el sol
y siento tu mano.

Alquimia la de este amor
de verdor apretado
que estalla en poesía,
misterio de esta paciencia
que entrega paz a nuestro coraje,
amor completo que se cierra
sobre ti y sobre mí, muy cerca,
yo te amo con este gran amor
que me hizo y me hace.

Sabiéndonos enamorados
le damos forma al deseo,
antiguo lenguaje del corazón
que nuestros labios no han recorrido,
tierno y suave cada beso
de esta pronta marea del estío,
amor sincero y valiente,
amor que estaba dormido.

De gemas de fuego las palabras
de este juez que nos condena,
cuanto menos lo digo más te amo,
cuanto más profundo el sentir
mayor mi silencio,
soy un hombre que entiende
a un grano de arena como el cielo,
que abarca el infinito en un segundo,
me gusta contemplarte como al blanco de la luna.

El día resplandece por siempre
desde que te amo,
cada poema me recuerda
tu constancia de mujer:
¡despierta mi amor
despierta conmigo,
despierta y expone tu corazón al mío!

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

viernes, 7 de agosto de 2015

Excepto

Excepto 


Acuérdate de mí 
excepto cuando llegues,
cuando invisible mi voz
se quede en tus hombros,
cuando mis lentas palabras
no tengan descanso,
cuando sólo pueda darte el corazón
y el sueño despierto nos envuelva en llanto.

Acuérdate de mí
excepto cuando el aire,
cuando mi nombre se acerque a ti
en carne y hueso,
cuando en el cuerpo entiendas
el terrenal cambio del amor,
cuando las flores de la fantasía se asomen
y te llames poesía.

Acuérdate de mí
excepto cuando te conviertas en fuego,
cuando adormecida en mi pecho
no quieras librarte,
cuando creas que vives y mueres
en suaves acordes,
cuando dejes de ser tú
para ser mía.

Acuérdate de mí
excepto cuando el tiempo sobre,
cuando celebremos en los ojos
el estar frente a frente,
cuando rodearme y extenderte
sepan a una eternidad que insiste,
cuando nuestra ternura sea un cerrado círculo
en donde el sol y la luna se detienen.

Acuérdate de mí
excepto cuando nada nos pueda separar,
cuando subamos juntos
la escalera empinada,
cuando una salvaje dicha
por la vida nos invada,
cuando los días en su porción de poemas
resplandezcan como gotas de rocío,
mi alma ya reposa,
acuérdate de mí excepto
cuando quiebre tu temblor y tu ansiedad.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

jueves, 6 de agosto de 2015

Sucederá

Sucederá

 
¡Todo sucederá! 
Llegarás y yo no olvidaré
amarte lentamente.

Tu voz se acerca,
nosotros, los amantes de las letras
siempre nos detenemos un instante
frente a los labios,
somos un árbol lleno de pájaros
que no comienza ni termina nunca,
y los adjetivos se nos hacen pocos
¿no te parece?

Tu nombre derrama en mí
una lágrima al nombrarte,
debo creer en mis pupilas,
¡me conmueves!
Estás presente sin darme cuenta
en todo lo que hago,
me maravilla el color del cristal
con que tu amor me mira.

Mis días son azules de poesía,
reconozco que te escribo
como un caballero llama
a su dama por teléfono,
no me miras pero tomo una flor
y te la entrego,
no me escuchas
pero respondo a tus gestos,
eres mi mujer llena de nubes,
soy el hombre que te propone
un café danzante hasta quedar
completamente desnudos.

Me gusta la hoja en blanco
que parece burlarse de todo,
y pequeñas plumas se instalan
como un rompecabezas,
el ayer, un solo jardín y mis pasos en la calle,
hoy, un puente entre verdes
que desciende a paso lento,
mañana, la plenitud de las caricias y los besos.

Despiertas y mi mundo cede
a tu verdad abrasadora,
despiertas a mi tacto
abres mis ojos
y TE AMO.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Me equivocaba

Me equivocaba

 
Creí que las sierras me llamaban, 
confundí a la luna con el sol,
me equivocaba.

Me equivocaba toda vez
que sentí que la mañana terminaba,
que el ocaso no era mirada,
que tu transparencia se alejaba,
me equivocaba.

Tu cuerpo siempre fue la hierba
que mi piel abrazaba,
para siempre era de noche
para siempre era de día,
yo decía que la vida
era un pájaro en la razón,
me equivoqué cuando el amor
no era sólo por amor,
me equivocaba.

Nunca mi mano tuvo tu palma,
me equivocaba,
nunca mi boca se acordó de tu aliento,
me equivocaba,
tus ojos me buscaban en pedazos,
tus labios solitarios siempre
terminaban en mis sueños,
me equivoqué cuando por irte a buscar
te dejé sola obligada a tus huesos,
me equivocaba.

Siempre fuiste en mi alba
el principal rayo y no lo sabía,
el decidido entornado
dando vida a nuestra casa,
me equivoqué cuando dejé a la sombra
anticipar a mis ropas.
cuando no supe almacenar
la miel de tus venas,
cuando dejé en las paredes
tu nombre y mi nombre grabados
y entonces la envidia,
lamento las caricias y los besos que te debo,
siempre fui un haz en tu figura,
me equivocaba.

Mi hermosa mujer,
boca poblada de mi boca,
poema que se vuelve alas cuando te nombro,
me equivoqué cuando en el alma
dejé escarcha más que tu vientre,
me equivoqué cuando ansioso
por el agua me volví lento,
yo TE AMO inspirado por el mar
con el sentir más hondo,
cuando no lo dije, me equivocaba.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Nunca gires al poniente

Nunca gires al poniente

 
Es por ti 
que mi boca se marcha de tu boca,
para erizar los pensamientos tuyos,
para cultivar el eterno desafío
de este amor vegetal,
para animar la intimidad,
mi cuerpo sin tu cuerpo no es un cuerpo,
es un manojo de piel,
un templo sin su campanario.

Para ti,
que mis palabras agotan los acentos
persiguiendo tus huellas,
que conciertan las arboledas,
que el tiempo de estar juntos es una
necesidad y jamás una costumbre,
dicen que el horizonte decide la siembra,
a mí me gusta pensar que las cosas
se hacen entre ruidosos besos.

Contigo,
que he nacido marcado de tu costado,
que no evito sentirme enamorado,
que soy como un rayo compañero del alma,
el amor que siento de ti es un empujón brutal,
temprano me despierta. tarde me duerme,
en mis manos siempre siento una tormenta,
a veces larga otras lenta,
granos de arena que caen como si volara la sangre.

A ti,
que escribes inclinada hacia mí,
que pones un pie y admiras la rosa alcanzable,
que prometes a la mirada toda tú bajo una luz serena,
que hueles el alba como un amor
de mil enamorados,
mi cabeza está en otro lado,
todo lo abres, todo lo alegras,
estamos en dos ciudades que un mismo amor contiene.

Conmigo,
que te quedes aquí,
que proyectemos nuestros cuerpos más allá de la vida
y nunca gires al poniente.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

miércoles, 5 de agosto de 2015

Cuando llueve

Cuando llueve

 
Despierto con ella, 
vibra mi alma a su contacto,
un fruto que se derrama fatal,
una ilusión inquieta,
el amor se contempla en los cristales.

De labios infinitos,
heridas de ríos claros y lentos,
silencio que cuenta corazones de uno en uno,
vago temblor,
este poema va mojando sus alas.

Sonar de venas en los cabellos,
collar de calles desnudas,
ruido de ramas equilibristas casi invisibles,
acaso encuentres una luz en la noche,
los ojos que te miran son su voz.

Cae la infancia como caen las lágrimas,
caen barcos de papel que el cielo escucha,
el agua es un derecho que se desprende,
la razón es un océano lleno,
no sé si hay redes pero el amor es mi deseo.

Espacio dador de infinito,
color de paisajes dormidos,
abrigo atado a la aventura sin fatiga,
el tiempo no es instinto es agonía,
llueve y en Tandil sólo pienso en ti.

Llegan de arriba los dedos del artista,
pintan y respiran, brillan,
desde la orilla se ven líneas de sueños y poesías
y sin límites el amor solicita,
amor te estoy llamando con el cuerpo, con la vida.

Escribo desatado sobre mi sed,
la noche suena suavemente a cada golpe,
pedazo a pedazo
tus miedos, tus palabras, tus manos, tu piel,
tu amor no me deja solo conmigo cuando llueve.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Recibe

Recibe 


¡Recibe mi amor este beso en los labios! 
Confieso que te sueño con la esperanza
de que la noche nunca acabe,
se me escurre por los dedos lo que siento,
se altera mi tiempo cual intrépida ala,
no apagues la luz,
deja que la luna se deslice inquieta.

Cuando el reloj descienda,
recibe mi amor mi pasión en pedacitos,
y escucha el tintineo,
suspiros como luceros
a un ritmo fiel,
recibe el goce fresco de mi paisaje,
mis juncos melodiosos
mi delicado arroyo,
deja que mis ojos naden a tu alrededor
¡ay amor!

Recibe mi amor esta valiente alegría,
estas palabras desnudas y transparentes,
este silencio cortado que pensativo
te mira queriéndote,
este temblor de mis dedos
hasta tu aroma,
mi voz es la del amor,
corriente inmensa que sabe a naturaleza,
tu voz es la que no puedo ni quiero olvidar,
deja que no me importe la gente si tú estás aquí.

Cada poema que te escribo
es un remanso del mismo amor,
te siento en el corazón
en el alma
como si te desprendieras de mi piel,
este deseo ardiente es como un caballo de luz
¡ay amor me estremeces!
La palabra escrita por momentos me cuesta,
¡ay amor me duele el aire!
Mis letras huyen hacia el ocaso.

Recibe mi amor este mar que te golpea,
el infinito no es tuyo ni mío,
es nuestro.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Ahora escribo

Ahora escribo

 
Un manantial de palabras 
se posan como gotas,
algunas se quedan en las paredes
como un sentir pórfido,
otras me miran como si el horizonte
fuese un tazón repleto de manos,
tú sabes que siempre te he esperado,
ahora escribo.

En todo caso no son versos
sino sueños que se ofrendan,
labios en ajuste preciso de distancias
como arena recién empalada,
mi pensar me pinta tu perfil,
a veces es impreciso el lenguaje
de este torrente,
desde antes te busco entre la gente,
ahora escribo.

Hoy pienso en una flor deshojada por dos,
un anillo que es crepúsculo de ambos lados,
miro mis manos
las llevo a mi boca,
siento tus besos como un surco de fuego
de indomables semillas,
tal vez ser amado es una profunda mirada,
quizá el deseo es un raudal potente de mariposas,
toda tú eres innata en mi piel,
ahora escribo.

Amor de mi vida,
amor mío,
las horas pasan como un río
y mi destino no es más que mis brazos abiertos,
mi alma sólo es frente a tu alma
marco tus iniciales en el cielo,
soy un frágil nido de tu absoluto amor,
ese mar mecido de pereza romántica,
hay días que camino por las calles
entre sombras y neblinas,
casi invisible,
entonces escribo.

Un manuscrito encontrado en una botella
me dice que eres TÚ,
le creo.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Triángulo de agua

Triángulo de agua

 
Te conocí un día, 
fuiste fuente,
no sabía la ruta y el pedregullo
pero tu cielo parecía seguirme,
fue como ese viento que a mi espalda
sabe a grito,
un estío que era Dios
y caminábamos los tres:
tú, el amor y yo.

De pisada ligera
la decisión nos sembró,
fue como una concesión de la dignidad,
lo supo el amor,
lo supieron los cuerpos y
los muros que todas las mañanas
se levantan y caen ante el corazón,
ni inocentes ni culpables
somos amantes,
un triángulo de agua.

Cada cosa que vuelve eres tú
y tus paredes de palabras,
todo lo que escribo para ti
crece como una planta,
desde aquel día todo permanece,
las nubes
las hojas,
la conciencia de este amor en el tiempo,
amarte es moverme delicadamente,
que me ames es una silueta de papel
que las tijeras van salvando.

Esta noche buscaré tu boca creyéndolo,
y me mirarás mujer como un puerto abierto,
y seré ese café irrenunciable
y serás más que una ventana,
antes tu perfume me dibujaba,
hoy quiero tu caricia en mi mano,
antes el amor sobrevivía,
hoy quiero tu vida en mi amor.

No quiero imaginarte
si sabes que puedo darte todo,
hasta ver asomar
nuestros cuerpos desnudos y otra vez.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Amémonos

Amémonos

 
No te busqué, 
yo simplemente abandoné
todo y te encontré,
no fue con manos
y mi alma que te desnudé,
yo tan sólo regresé
al paisaje de ayer.

No te hablé,
las palabras alcanzaron el silencio
traído por el aire,
pude ser igual o diferente
pero no fingí,
yo distraje a la razón
con algunos pájaros.

No llegué,
siempre estuve sentado
frente a la ventana,
verte pasar era un ángel más en el cielo,
no fue a través de los
cristales que te sentí,
pienso en ti y en mí tú estás entera.

Nunca dije adiós,
si eres el destino de mis versos,
nunca mi amor fue río
que se ocultó corriendo,
siento en mi cuerpo el profundo significado del viento,
yo soy la gran oscilación
si te espero, si te voy a buscar.

Cuando escribo siento imaginando,
cuando encuentro las letras
soy como una terraza que mira,
un lector que me arrastra de maneras diferentes,
no fue desearte sino preferirte,
yo soy la lluvia que no es lluvia
sino un lento susurrar de ti.

Te amo,
la flor que tú eres yo amo,
la luna brilla toda en cada calle
como entreabierta,
el sol es como una feria hora tras hora,
y yo me permito amarte diciendo que el amor es un emisario,
poseo dos fechas: la de mi nacimiento, la de tu llegada.

Tengo sueños soterrados,
suaves, vastos
concientes de ti,
tengo dos manos que traigo en el corazón,
una, la ventana de mi cuarto tan real
por fuera como por dentro, otra,
cartas de amor que escribo sin darme cuenta.

Te amo como un niño adulto,
amémonos tranquilamente.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Dictadura

Dictadura

 
La dictadura es un tren sin detenerse,
estaciones que se desvanecen
de lámparas y botellas rotas,
cadáveres por doquier,
es la ausencia y la presencia,
sonido de realeza que se derrumba,
es eso que empuja
si escribir lo bueno o lo malvado,
verdad alegórica tan necesaria
en la marcha del mundo.

Los enemigos son,
los que dicen de amor estar reunidos
pero tienen muertos y heridos,
y banderas caídas
y asesinos,
la dictadura no pide castigo, castiga,
es esa orden sobre la justicia,
embajadores de terrible cueva,
jamás es la sangre suya
es la sangre nuestra.

Ellos se multiplican
aunque miles de voces murmuren,
para ellos el día es tan intenso como la noche,
no invocan nombres en vano, acusan,
no importa si América o España
ellos sujetan la misma espada,
llena de llanto y ciega,
de metal y madera sus estrellas.

Siempre está rodeada de agua combatiente,
ella es aire temible
donde todo parece invierno,
su firmeza atraviesa
sus espinas son cabellera,
la dictadura es cárcel
es armadura,
la dictadura es implacable estatua
de estatura gris.

Ellos están detrás,
suben como enredando,
son un río de raíces
de cenizas y gritos,
dictadores en barcas de orgullo
sembrando miedos,
dictadores
¿cuánto encierran?
¿Cuánto martillo?

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Para este amor

Para este amor

 
Para darte el amor que siento 
sueño que sostengo,
tu mano en la noche mirando a la luna
y de mil maneras mía,
las gotas desatadas en cuentas,
el cielo cuando sopla la brisa.

Para extrañarte intensamente
detengo al viento,
y caen coloreadas hojas
hasta ese tiempo encerradas,
y semejando a una flor me siento
regresando a ti continuamente,
¡que tus caricias me despierten,
que estés siempre verde y me reconozcas!

Para sentir cómo creces
te pinto pétalos sin dueño,
y juncos complacientes,
pensamientos discretos y visibles,
sentimiento ingrávido
con sonido a rompientes,
misterioso mensaje que acaso no encuentra
otra manera de inclinar las ramas,
para este amor un solo grano de arena
es la marea que avanza.

Para encontrar tu perfume
voy por el aire cazando capullos,
atardeceres donde comienzan
primeras horas de otoño,
me gusta el grito
de los pájaros desordenados,
es como un mar abierto
como un guerrero que alza sus brazos,
para escucharte me disuelvo en nubes de lluvia,
y con brío flameo dejando una sensación de muelle vivo,
para tu amor este corazón mío está despejado.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Pienso

Pienso

 
Pienso en ti, 
en las hojas murmuradas
por el viento,
en el rocío de la primera mañana,
en tus manos a mi espalda
y mis manos oliendo a tu cuerpo,
pienso que despierto
presionando tus labios.

Pienso en el desorden de tu cabello,
en tu piel insomne y en la
razón de tu sonrisa,
en tus párpados apoyados en mí
y tu cabeza en mi hombro,
pienso que tus dedos son el tiempo
por el que lentamente me doblo.

Pienso que tu forma
no tiene forma,
es como lo alto de una cumbre
siempre abierta,
y las luces de las lámparas se agrupan
para mirarnos el rostro dulcemente,
y una tormenta nos prepara
para el nuevo espíritu,
pienso que somos
absolutamente nada
y absolutamente todo,
como el color del agua.

Pienso en los poemas
que me nacen por amarte,
en este viaje al fin del mundo,
en este modo tan tuyo
de taparme la boca sin palabras,
y en esa chica de un libro de Cortázar
mezclando todos los temas,
así nuestro amor,
así estos días que corren rápido para encontrarnos,
estoy seguro de poder abrazarte,
pienso que es hermoso este sueño compartido.

Como un árbol crece junto al río
y no pierde sus raíces,
y derrama sus sueños entre las rocas,
así te amo.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Justicia poética

Justicia poética

 
La luna nada sabe 
que yo prolongo su presencia,
la enredo en mi marcha,
yo te encuentro en su río de plata,
hay nubes blancas interminables,
hay vientos cuya fragancia
es una muchacha simple
como las flores de un sauce.

Tú y yo somos los dos extremos
de un mismo corazón,
y en la mitad un farol
de una noche a veces larga,
nos amamos desde distintos lugares,
como todo un día de lluvia al pie de la ventana,
a veces este amor es tan profundo
que no se puede escribir.

Cuando te pienso descanso mi mejilla en mi mano,
entonces tu amor llega a mis sueños,
es como un sabor que suena bajo estos tejados,
y mis dedos abriendo una carta,
palabra por palabra así el vuelo de tus aves,
como calles y veredas sin pisadas,
y tu amor regresa a casa,
así como me poso sobre una hoja de papel.

Me maravilla encontrarnos otra vez,
es como las aguas
de un largo río
colmando nuestra mirada,
mil kilómetros de un suspiro,
como querer pintar una mano
que se abre y se cierra,
fácil es amarte, este amor es justicia poética.

La luna llena aún resplandece allá arriba,
yo digo que sí.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Poema de amor

Poema de amor

 
Parece que Dios 
está aquí sentado,
goza de tu sonrisa
mira lo que escribo,
es como un cuerpo
dentro de un cuerpo y oídos:
escucha absorto
y habla de amor,
es un temblor que nos agita.

Parece que el alma nos sacude
como un viento que cae sobre los árboles,
un corazón irremediable
amor invencible en batalla,
es como una piel en consonancia
con lo efímero,
una cristalina herida por mí mismo
colmada de tus ojos.

Parece que el amor
nos ha encontrado,
es un don de la vida
que se cierra en nuestros nombres,
tú la mujer que me espera,
la pasión que por ti abrigo,
yo el hombre que te quiere conmigo,
como el mar a los peces
como la hierba al prado.

Parece que un beso
y un "yo te amo" es el único sueño,
pero el amor nos quema con fuerza,
es un lugar a nada igual
superior a todos los sentidos,
una garganta que queda sin voz
como una estatua de piedra,
amor sobre un inmenso oleaje prendido,
amor correspondido,
tú lo has hecho
yo lo he dicho.

Parece que Dios nos pone
ante el umbral de un amor
de otro tiempo,
una corriente que no pretende saber
pero nos tiene enamorados,
amor más a tono con las alas,
amor bello y elocuente que nos abraza.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Puedo decir

Puedo decir

 
Puedo decir que tú eres 
mi propia historia,
la que llega a mis días
como a un solo puerto,
la que me aprende
como un barco en la tormenta
proa a su vigía,
la que me empuja a intentarlo
incluso si las olas del mar parecen montañas.

La enredadera de esa pared
me satisface más que muchos libros,
yo te invito a quedarte en mi alma,
a que el placer nos tumbe
y desde el suelo nos sintamos nacer,
a callar los credos y desatar la energía,
puedo decir que tú eres
mi humildad más orgullosa,
cada parte de mí es tu milagro.

A cada instante todo
lo que sucede me penetra,
el amanecer es mi aire
los árboles mi inocencia,
el cielo es un manantial de cabellos,
puedo decir que hasta siento tus dedos de viento,
¡deja tu mano en mi rodilla
que juntos contemplaremos la luna!
¡Deja las preguntas
que la fantasía añade luces a la casa!

No entiendo de medias tintas,
no me gusta detenerme
cuando mis venas bullen,
si la moneda cae
hay una palabra escrita en proceso,
yo prefiero la insistencia letra por letra,
tú eres ese poema,
la semilla de un jardín para dos,
puedo abrazarte fuerte como la lluvia
cuando ya no puede mojarte más.

Puedo decir que tú eres
ese momento repentino,
así como se desacelera hasta callar.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Te llamaré

Te llamaré

 
Te llamaré canto 
porque causas mi infinito,
porque eres la heroína que me desea,
porque me ofreces tus naves inmensas
a por mi rescate,
porque regresas demorando la partida,
porque sin desplegar tus labios
me dices que me amas con tus ojos.

Te llamaré lágrimas
por tus flechas,
porque en la dulzura de tus sueños
repites mis palabras,
porque en tus alas ordenas el amor
y abandonas los miedos,
porque confías,
porque eres las huellas que reconozco
y el futuro que por tu mano me dejo llevar.

Te llamaré voz
por tu fuerza,
por tu mandato de llama
y de flor
y de todo este arte,
por esa necesidad de olas de mar y arena,
porque eres ligera y tu voluntad me penetra,
te llamaré pies descalzos de vez primera,
te llamaré amante del cielo y de la tierra
porque brotas húmeda en mis mejillas.

Te llamaré amor
porque ahora también te voy a buscar,
porque alrededor todo tiene tu nombre,
como Orfeo que conmovió a criaturas y almas
por el amor de Eurídice,
te llamaré otoño,
luego de la lluvia nueva
la tarde es fresca,
te llamaré poema por encima
de las voces de la gente.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Mi condena

Mi condena

 
Mi condena escrita 
está en mi corazón,
donde te quiero,
donde mi vida es por ti
una nueva tierra,
en medio del amor mi alma se agita,
estás en mi camino
como preparada desde tiempo atrás.

Me gusta el mar de la mañana,
esa plenitud entre la mirada y los recuerdos,
ese cielo indefinido con paso lento,
ese café que dirige mi atención
como si su aroma forjara tu cuerpo,
mi condena está en mis manos,
es tu sentir en los ojos y en los labios.

Esta amada sensación
que vuelves y me tomas,
este paso por la sangre
que no se ha borrado,
esta adolescencia que yace
entre compromisos y promesas,
esta condena,
mi cuerpo que te desea,
no puedo escribir unos pocos versos para ti,
mi amor trata de guardarte
protegerte
y cuidarte,
así la labor de este poeta.

Dicha y perfume en mis días
desde que estás,
el amor es un goce rutinario,
así tan intensamente te amo que
a veces siento que tomas mis cabellos,
que acaricias mi rostro,
que alivias mi cansancio,
mi condena poética tiembla en mi voz
cuando te nombro.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados 

Si amarte

Si amarte

 
Si amarte es estar 
entre estas dos orillas,
entonces mi corazón tiene alas,
uva madura que en racimo espera tu boca,
capullo de tu cara pendiendo de las ramas
de ese árbol que ahora miro.

Si amarte es desnudarme suave
y derretirme como cera cercana a una llama,
entonces estoy completamente
abandonado a tu palabra,
rubor en las mejillas de tu sonrisa aniñada,
tiempo que no me alcanza sin ti.

Si amarte es intentar gobernar el alma
y todas las noches sin alba,
entonces nunca estoy satisfecho,
yo quiero que mis labios no descansen,
yo quiero tu piel eterna sobre mi piel,
que sentirme amado sabe a tu nombre.

Si amarte me hace un mejor hombre de ida y vuelta,
si Afrodita me atraviesa a diario y descubro que
su belleza es la tuya,
que el amor es el que me provocas,
que el deseo es el de mi cuerpo, entonces
soy tuyo y estoy dispuesto a tu lado.

Si amarte es un abrazo que permanece siempre,
si en mi mente mi pensamiento te pinta
y no hay nada afuera más que tú,
entonces soy como alguien sosteniendo un fuego
y merezco tu amor,
porque TE AMO.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados