miércoles, 29 de julio de 2015

Tengo

Tengo

 
Tengo en las manos 
un fuego palpitante por todos lados,
en la boca un círculo claro,
es tu nombre,
en la mirada un arte atrevido,
es tu cuerpo,
tengo en mis sueños tu suave sonrisa
que me escribe.

Tu mirada me retiene
con su suave andar de pasos fuertes,
sólo algunas veces tu silencio
cubre mi cielo y pienso:
ayer está muy lejos,
mi corazón es el tiempo,
la puesta de sol es una
bandada de gaviotas largamente,
tengo la luz de la luna
sobre la mar y te espero.

No creo en las casualidades,
pero toda vez que contemplo el crepúsculo
el viento se posa,
es como si un poema se detuviera
entre el cielo y la tierra,
como si en mis párpados
se aquietaran tus párpados
y juntos miráramos el universo,
tuyo mi verde tan abierto,
mía el agua de tus olas.

Estoy encantado con el nido
que tengo en mi ventana,
un par de pájaros me han elegido como casa,
tengo muy cerca la pureza de sus alas,
su sencillo vuelo que imagino
deja en todo mi suelo
papelitos entusiasmados,
tengo tu amor sonoro en mi cama,
tengo tu espacio en todos mis instantes,
tengo la vida que me corresponde
cuando escribo pensando en ti.

Tú diriges mi pluma también,
yo te miro de reojo con ternura entre estas líneas.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados