lunes, 6 de julio de 2015

Ponme en tus ojos

Ponme en tus ojos

 
Quiero en los huesos 
tanto amor metido
como los brazos cuando
arropan el corazón,
y de par en par abiertas las ventanas
para que mi piel sienta la corteza del día,
y esa soledad que sólo se contempla
desde la tarde lenta,
y los momentos que bajan como olas,

ponme en tus ojos,
mi voz te nombra
como el mar cuando se mira en el mar.

No he venido hasta aquí
para estar solo en mi cama,
sigo siendo un niño
pero con profesión de ser un hombre,
no importan los cincuenta de mis letras
si soy distinto cada año,
si quiero lo que ya he visto
y lo que he olvidado no me acuerdo,
si mi amor es una excusa
que nunca debió estar oculta,

ponme en tus ojos
y no me despiertes,
que pasaré la noche contigo.

Barajando recuerdos
me encuentro con tus sueños
y tu amor me traspasa,
promesas que como cuerdas tensas
sujetan mis cabellos,
amor impaciente y presente
que todavía juega entre los muebles,
y el aire no sospechaba que me amabas
y éramos un amor en círculos
de tu mirada y mis labios,

ponme en tus ojos,
cuando mi cuerpo extendido
mis ojos profundamente te llaman.

La palabra suena a vacío amor mío
si me limito sólo a palpitar en la razón,
mi corazón te cuida,
estoy tan lleno de tu piel
como cargado de tu ternura,
mi pensar y mis sentidos
te encuentran desnuda
ya no sé si eres la rosa o Dios,

ponme en tus ojos,
mi amor es un principio
por tus venas derramado.

No sé, es como si me llegaran
noticias de tu alma,
y la puerta no tuviera un color definido
y una corriente nueva a mis orillas,
la calle de mis pasos desemboca
a la vuelta de tu cuerpo,
yo te trazo en sombras
a veces absurda y otras cierta,
mi amor es un balcón en espera
y mi voz a buen recaudo,

ponme en tus ojos,
como un portazo y luego el silencio,
como si cortaras leña para el invierno.

No confundas mi piel con algún río,
no esperes por aguas que no llegan,
ponme en tus ojos,
yo también pienso en ti cuando te sueño.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados