lunes, 27 de julio de 2015

Me cristalizo

Me cristalizo

 
Te admiro, 
un para siempre suspirado
es una escala,
una mano de agua anclada,
un amor de un solo latido, Dios,
te admiro como quien no ha nacido solamente,
con el amor que existe
donde tu alma existe,
inocente flor.

El placer de darte y recibir
es un refugio,
un misterio que sigue
una inevitable línea,
un tiempo que se complace en el pecho,
darte deshojándome en versos,
recibir tus ojos cual luceros
en desnudo barro,
con el amor fresco de cuerpo entero,
junco dentro de mí.

Mi esperanza sostenida
es el día a día,
¿dónde están tus manos ahora que la lluvia?
¿Dónde lo que quiero escribirte
pero me siento pluma?
Te guardo con la esperanza de conservarte,
te espero con mi piel hecha de instinto,
con el amor que en busca
de tu amor es arrojo,
esta emoción de amarte no es nada sin ti.

Mi amor está despierto,
surge de mis ojos como un rocío,
es una zanja profunda donde el destino,
un hombre que en la mirada
tiene un semblante de mujer,
lejos del mundanal ruido
mi amor está ahora,
está cerca,
mi amor hasta tus propios pies te pisa.

Me cristalizo,
acepto el acto universal de amarte,
la frecuencia de que nos pase lo mismo,
el nosotros cruzando por el amor,
un sueño para dos
un vestido aumentativo.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados