jueves, 2 de julio de 2015

Lo que siempre sentí, lo que supe

Lo que siempre sentí, lo que supe

 
Si pudiera decirte, 
si pudiera mi amor derrumbar
la coraza de tu cuerpo,
si mis ojos no estuvieran presos
y todo el mar se me saliera,
si la claridad con que te sueño
no fuera de ecos,
si el viento no me detuviera,

si el silencio creciera y subiera
y nos suspendiera en un mismo silencio,
en igual pasión tan cerca de las estrellas,
si pudieran mis manos dolerte como la mansa lluvia,

lo que siempre sentí,
que te quiero,
lo que supe,
que pueden mis dedos deshojar la luna.

Si pudiera tocarte,
si pudiera detenerte
y hacer y deshacernos al amor,
si el fragor a rosas se quebrara
y el sitio donde vivo
no quedara lejos de tu mirada,
si a la misma hora los dos
nos dijéramos las cosas,

si cada esquina nos corrigiera el tiempo,
si sobre mis hombros yo sintiera
tu cabello de suave tormenta,
si en mi senda las ramas secas estuvieran
pintadas de tu piel desnuda,

lo que siempre sentí,
tus besos como agua de fuente,
lo que supe,
que cuando cierro las puertas
estás detrás de mí.

Si pudiera conocerte más,
si pudiera amarte mil veces de
mil maneras distintas,
si sintiera tu sonrisa a mi lado
como una vida más intensa,
si mis rimas no fuesen
cielos de poeta,

si tu fugitiva sombra se quedara en mis abrazos,
si este amor en pedazos
entre los ojos míos y los ojos tuyos,
si la eternidad de un beso
nos tuviera en el mismo aire,

lo que siempre sentí,
que de noche acercas tu mejilla a mi aliento,
lo que supe,
que me enoja ser orilla y tú río adentro.

Si pudiera enseñarte,
si pudiera este verso que ahora te escribo
ser la suma que aviva la llama
de este amor que me pasa,
si tu boca
y tus manos
y toda tú no sólo en mis letras,
si mi olor te dijera,
si mis ropas rodaran hasta ti,

lo que siempre sentí,
que no amanece hasta ser sólo juntos,
lo que supe,
que tú y yo tenemos que amarnos.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados