sábado, 18 de julio de 2015

El resto

El resto

 
Al mar, 
donde el sentido de la vida
es más mar,
yo quiero el resto.

El amor donde las rosas
se inflaman de cielo,
las noches de dedos entrelazados,
las horas que cultivan versos pequeños,
y que te reflejes si te contemplo,
y que suspires como resiste
la llovizna en la hierba,
el resto, como un libro primero.

Este corazón arde por sí mismo,
no hay razón mayor para amarte,
no soy tuyo, elijo serlo,
como se quiere constante a una hoja
suelta en la premura,
como el regalo de la última mirada,
como el aliento del alma que se permite
a diario una sentencia,
el resto, como se inclina y vierte una gota.

A la voluntad,
donde la pasión espera
y lo único sensato es pensar uno en el otro,
yo quiero el resto.

El ocaso recibiendo en caricias
el mismo pago,
la esencia de un abrazo,
el encanto de los árboles
abatidos en una tormenta
y tú y yo en las ventanas,
el sentirte a mi lado enamorada,
el dormir junto a ti mi amor,
el resto, no logro comprender por qué
tú me recuerdas la lluvia.

A los álamos,
cuya ostentación conquista a ese templo
palpitante de la brisa,
yo quiero el resto.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados