sábado, 20 de junio de 2015

Sin límites

Sin límites

 
No voy a profundizar demasiado, 
tampoco me interesan
las rígidas normas a las que
solemos atar los sentimientos:

ámame sin límites,
sin cerrar ninguna puerta,
ámame alzando los brazos
y encarcelando la noche,
ámame en el derroche suave
a cada mirada,
ámame cavándome hondo
robándome el aire,
ámame y si el cuerpo estalla,
seré la quietud de una huella
y la razón de tu amor.

Sin límites,
¿para qué recortar lo que despacio
es como un pájaro abrazado al horizonte?,
¿para qué la mano tuya si no es costumbre,
si no eliges al amor que te ama?

ámame
con la adivinación del amor,
ámame con la voz que describe mi sangre,
ámame sin atenuantes como oficiando
nombres al silencio,
ámame como una estela invisible
antes de ser sonido,
ámame sin límites,

nunca mi palabra tendrá tu encanto particular,
nunca la intimidad sabrá mejor en versos que en tu piel,
ámame mujer y pon atención:
que me invada tu amor
como un oleaje de manos.

Es raro pedirte que me ames
y que no estés aquí,
más raro todavía es dejar caer
las sábanas para que dures
un poco entre nosotros,
para sentir en el rostro a ese Dios
encerrado en una caricia,

ámame sin límites,
con ese amor que enciende a otro amor,
ámame buscando intensamente la libertad,
como brilla el mar cuando el alma
es un niño jugando en la oscuridad,
como ese laberinto que nace flor
y a cada paso de aroma el cuerpo escribe,
como una página en blanco transparente,

sin límites de sueños,
sin límites de tinta y convénceme,
que amarte es como vivir a la intemperie,
que amarte es darme y destejer el cansancio,
que necesito mezclarme
en tus cabellos y abárcame,
que para decir TE AMO
me urge tu amor sin límites.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados