lunes, 8 de junio de 2015

Palabras inevitables

Palabras inevitables

 
No me gusta gastar palabras 
en vacías cuestiones,
las palabras se cansan
cuando son comunes,
es como detener en la boca un beso,
el amor profundo es una gota
que no se derrama nunca,

si digo TE AMO
es porque te siento a mis horas,
si escuchas TE EXTRAÑO
es mi ternura y no mis palabras,
es mi silencio que desea
que te llenes de mí,

hay palabras inevitables:
mi amor las vierte
cuando mis labios te buscan
demandando tu savia.

No me gusta seguir
un mismo sendero de palabras,
es como un deseo que no se renueva,
una rutina inacabable
que no adquiere vida,
una hoja que no se deshoja y es inmaterial
como un sueño que flota,

si digo TE NECESITO
es porque estoy entre tu mirada y mi piel,
si escuchas TE PIENSO
no es otra cosa que lo que podemos ser,
un amor fino
un amor tembloroso
un amor que no se olvida,

hay palabras inevitables:
mi corazón las dice cuando se entrega,
cuando no puede hacer más que amarte
y espera.

No me gusta entender al amor
con palabras,
es como querer explicar lo que está
detrás de unos ojos abiertos de madrugada,
no hay nada o muy poco del amor
que se pueda decir,

si digo TE DESEO
es porque encuentro mi árbol extendido,
si me sientes como un espejo
es que soy donde todo acaba y empieza,
el espacio de tu vuelo,
el reflejo de tu tacto,

hay palabras inevitables:
mi cuerpo las prolonga cuando las
paredes de la alcoba no están solas,
cuando el amor es el alba
y cada día es otra vez.

No me gustan las palabras
que no estremecen,
son como una cita que nunca llega,
una sombra blanca,
una mano en el aire
ignorando la caricia,

si digo TE QUIERO
es una voz henchida en el pecho,
si digo TE QUIERO otra vez,
es un mar esbelto
a los pies de un hombre enamorado,

hay palabras inevitables:
ellas estrechan mis brazos
cuando mi amor es tuyo,
palabras lentas y sin medida,
palabras tibias y en susurro.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados