domingo, 7 de junio de 2015

No te tengo, no te olvido

No te tengo, no te olvido

 
Las palabras llegan a lomo 
del viento y no puedo mirarte
de cerca,
quizá todo lo que pudimos ser
es una marca en la vida,
labios rompiendo el silencio
mientras escribo,
recuerdos que sigo pensando
como meta,

no te tengo,
no sueño con olvidarte,
no te olvido,
no quiero alejarme.

Aunque mi sangre
es como un eco
que avanza hacia el horizonte,
y mis oídos te reflejan lenta
y mis manos no pueden alcanzarte,
y mi voz quiere volar lejos
hacia ese amor
de querernos sin medida,

no te tengo,
por las noches no abrazas mi almohada,
no te olvido,
todavía grito lo mucho que TE AMO.

Yo que con un beso te digo
lo que mi alma encierra,
yo que te encuentro amor mío
cuando estoy perdido,
cuando mi sombra es solitaria
cuando parece que me despido,
yo que cierro las puertas
porque siento que existes
y cada palabra que dices es a mi amor,

no te tengo,
este sentimiento me enfrenta a cada segundo,
no te olvido,
despierto cada día siendo tuyo.

No te imaginas lo que es amarte
sin causa para el amor,
sin tenerte aquí a mi lado
sin tus manos
sin tu cuerpo,
no puedo explicarte la razón de mi deseo,
el agua que alimenta a mi pedazo de cielo,

¡ay si pudiera abrirme el pecho!,
¡si de alguna forma aunque sea apretada
yo sintiera tu amor correspondido!,

no te tengo,
y el tiempo parece grabar tu nombre a las flores,
no te olvido,
nunca es tarde por las cosas que vivimos.

Siempre pienso en ti en forma callada,
siempre le confieso a los espejos
que me gustaría amarte otra vez:

con los pájaros del sol,
con la noche de la luna,
con las estrellas entre suspiros cuando te miro,
con los labios cuando un TE AMO
los baña de pasión,

no te tengo,
y al calor de mi piel te siento en gotas,
no te olvido,
y te vuelvo a amar y te siento dentro.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados