martes, 30 de junio de 2015

No te olvides de mirar

No te olvides de mirar

 
En el fondo del tiempo 
siempre hay una marca,
un destino que se prepara,
el sonido de un nombre por primera vez,
un silencio que nos roba la cara
con un acto sutil de magia,
un verso invisible
hecho de viento y de agua,

no te olvides de mirar,
a veces el río se olvida del río
que lo invitó a soñar.

En el día siempre hay un secreto,
una poesía que se abre al alba
y se desnuda al ocaso,
un gesto que las manos intentan reflejar
como si fuera un espejo,
un deseo interminable donde los sueños
son mucho más que una palabra en un índice,

no te olvides de mirar,
a veces la noche es un infinito que cede.

Me gustan los relojes en que las horas
no persiguen a las horas,
será por eso que los de arena
tienen para mí esa música que
por momentos se imagina,
esa fantasía cenicienta del azar,
esa demora que hasta parece cautelosa,

no te olvides de mirar,
a veces la lluvia no cae,
es un cristal que acaba y empieza en el espacio.

Mis poemas revelan una flor,
es como brusco el verso del amor
que siempre me trae la voz tan esperada,
son al mismo tiempo un rostro
que se habla y es hablado,
una sombra que se insinúa y es vaga,

no te olvides de mirar,
mi rebelión se lee con minúscula
y después se hace mayor.

Yo quiero aprender como sos
para quererte como soy,
yo creo en el amor
que tiene una idea compañera del alma,
yo busco unos labios ingenuos
para mis labios obvios,
yo espero por tu vientre
y nuestros dos corazones enlazados,

no te olvides de mirar,
estoy repartido en este falso olvido,
estoy enseguida después de tu soledad.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados