jueves, 11 de junio de 2015

Mientras

Mientras

 
Mientras escribo 
no llenes con más nada tu corazón,
deja que te presienta como la sombra
que se golpea con el silencio,
permite que mi tiempo
te cuente historias,
suelta las palabras como gaviotas
y que el viento borre las huellas en la arena,

que mientras el cielo se vuelca
mis dedos te escuchan,
que mientras mi voz persiste,
el aire huele a memoria
para volver a encontrarte.

Mientras te miro
deja a la suerte repartida,
que el oficio del poeta es la pasión
de la sangre reunida,
que no termina el verso
en pájaros libres,
que el poema nunca vuelve atrás
aunque parezca,

que mientras resbala el sol
te acaricio,
que mientras la luna cree
yo soy capaz de morir por amor.

Mientras te consiento
siente que todo es relativo,
que la vida carece de testigos,
que los sueños son una avenida
de árboles unidos,
que las cornisas son como preguntas
sin respuestas,
que mi amor siempre te engendra,

que mientras la noche empuja
tú eres mi proximidad,
que mientras cae la lluvia
yo escucho impasible tu centro.

Mientras lees sin otro pensamiento
que amarme y ser amada por mí,
quiere que el amor sea un signo solo,
y transmite poco a poco
ese acopio de deseo instantáneo,
y elige lo prioritario:

a ti misma con la serenidad de una isla,
a tu adentro de emociones clandestinas,
a tus mañanas mirando el techo con fervor de sol,
al hombre que te mira entendiéndote rasgo a palmo,

que mientras el corazón graba
las paredes sueñan,
que mientras las hojas son ternura en el suelo
los troncos comentan.

Mientras estas caricias son lenguaje,
mientras adolecen de tacto,
mientras empiezan antes de ser caricias
y la intimidad es demasiado cauta,

que no estás sola,
que no estoy solo,
que la culpa no es de uno ni de otro,
que escribirnos es una manera tierna
e implacable de enamorar al amor.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados