domingo, 14 de junio de 2015

El día que me volví

El día que me volví

 
El día que me volví noche 
y vibré en cada rayo de luna,
y las cosas se escondieron
y no hubo más mundo que tus pasos,
el día que el alba
me sorprendió en otoño,
el día que los dos fuimos
un solo sueño.

El día que de las nubes fui dueño y
mi corazón se hizo cadena,
y el año se vistió de simiente
bajo el azul cielo,
misterio y utopía,
el día que la vida me volvió poeta
a la luz de tus cabellos,
el día que mi deseo te llamó en rimas
y se alejó el silencio.

El día que lloré a solas
con voz interrumpida,
y la puerta se abrió apenas
con tiempo para sentarme,
y mi boca fue un suspiro
y mi mirada fija sin poder encontrar tus ojos,
el día que sentí en el rostro
los recuerdos de mi casa,
el día que me acechaste en cada
espacio insistiendo.

El día que me volví secreto
y mi sangre fue un espejo prolongado,
y mis manos el final de mis errores y me dije:
- es mentira que no estoy enamorado,
el día que inagotable fui a tu encuentro
y te soñé en el agua
y abrí todas las rosas,
y te extrañé en el alma
junto a la ventana,
el día que no te ignoré más en el pecho,
el día que fue agudo e intenso el amor.

El día que el sol clamó
como en un millón de espinas,
y sentí tus caricias
como un bosque sacudido,
el día que el río de tu nombre
me cubrió sin sentirlo
y me cobijó con su velo palpitante,
y el amor con sus mil flechas
me quitó lo niño,
el día que el amor y yo
nos miramos de frente.

El día que te dije:
- estoy aquí,
y me acerqué a tu aliento
y dejé versos
y sentí un poder invisible en los dedos,
y rompí los puertos
y liberé a las gaviotas,
el día que te robé la sombra con un beso,
el día que tú y yo fuimos un mismo horizonte,

el día que me volví tuyo,
el día que me sentí tu hombre.

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados