lunes, 22 de junio de 2015

El alma al aire

El alma al aire

 
Un poema cuando se escribe 
desde el alma
se dispersa,
y viaja hacia un parque dormido
para sentirse árbol
y otro
y previo,

el aire es como un tronco
propenso a los sueños,
es el alba de la sangre
que gotea como la vida,

el alma al aire,
y yo soy éste que siente
entre los pliegues de tu voz.

Un poema cuando llena
es como un río terrible,
y el alma sólo puede vivir habiendo sido,
derramándose como un pulso
que se acelera desafiante,
una sed insaciable
e insistente de ti,

el aire es de lágrimas
que vierten los amantes,
el aire es de los que
olvidan sus cadenas,

el alma al aire,
y de cuando en cuando un beso
y un nombre de mujer.

Un poema por el mundo delirante
es un impulso del alma,
un amor por más besos de amor
que te hayan dado,
ese segundo que se hace torbellino al tocarte,
ese final que regresa siempre
al cuerpo y te despierta,

el aire es la noche que suena suave,
esa pregunta pedazo a pedazo,
tu piel
tus manos,
el aire es de esas palabras que chocan
a ver cómo es,
a qué sabe el amor despacio,

el alma al aire
y el amor como un pájaro,
siendo todo
siendo nada,
siendo vuelo.

Un poema es la mano tuya sobre mi corazón
para quedarnos en casa,
y el alma es esa dicha
que si me dieran a elegir
yo elijo el amor contigo,
alma que aquí estás
y que me escribes,
alma donde guardar los ojos,

el aire es una muchacha
en el balcón llena de melancolía,
aire de profundas escaleras,
aire de besos sin despedidas,

el alma al aire,
y un silencio en el cuarto
y la cama deshecha sin olvido,

¡un poema es el alma a tu puerta,
el aire soy yo mismo!

Marcelo Roberto Galán Capel
Tinta de Sangre
Namaste

Copyright © Todos los derechos reservados